Reconstrucción de un fósil gigante de pingüino

Pingüino. Foto: University of Otago

Los huesos encontrados en Nueva Zelanda en 1977 ya tienen una forma completa. Los investigadores han concluido la reconstrucción del fósil de un pingüino gigante, que ofrece nuevos datos sobre la diversidad de los pingüinos prehistóricos.

El pingüino, al que apodaron Kairuku -palabra maorí que significa "buzo que regresa con comida"-, "era un ave elegante para los estándares de los pingüinos, con un cuerpo delgado y aletas largas, pero patas cortas y gruesas", según informa Dan Ksepka, uno de los partícipes de la reconstrucción del fósil.

La reconstrucción de Kairuku se prolongó durante 35 años debido a la diversidad de especies de pingüinos que vivieron en Nueva Zelanda, rica en fósiles excepcionales, durante el periodo Oligoceno, que tuvo lugar hace 25 millones de años. EP

Tags: