Portada » Curioso » 10 curiosidades sobre el oso polar

10 curiosidades sobre el oso polar

4
Acciones
Pinterest Google+

Es uno de los animales más emblemáticos del mundo. Su imponente tamaño unido al bello color que irradia su pelaje le hacen único. Te traemos algunas curiosidades sobre esta especie tan fascinante, el oso polar.

  1. Los osos polares no son blancos.
    No pienses que nos hemos vuelto locos. El pelo de los ojos polares es en realidad translúcido. ¿Por qué entonces se ven blancos? Entre los pelos se encuentran unas bolsitas de aire que reflejan la luz haciendo que el animal luzca ese color blanquecino. Esto hace que la posición del sol e incluso la época del año influyan en el colorido, tornándose hacia tonos más amarillentos o marrones. La piel de los osos polares bajo el pelo es negra.
  1. Son unos grandes nadadores.
    Pueden nadar entre 30 y 100 kilómetros sin parar. Algunos osos han recorrido más de 160 km.
  1. Se han adaptado a vivir a -30ºC.
    Viven en el Polo Norte con unas temperaturas que oscilan entre los 10 y los -30ºC. ¿Su secreto? Una capa de grasa de unos 11 centímetros que los mantienen caliente. Además su pelo es repelente al agua.
  1. Vienen de los osos pardos.
    Cuentan los expertos que esta especie de oso tiene su origen en los pardos. Posiblemente una población de osos pardos que quedó aislada.
  1. Pueden pesar más de 500 kilogramos.
    Los machos pesan entre 350 y 545 kilogramos. Por su parte, las hembras están en torno los 150 y 300. No obstante, el más pesado que se haya registrado jamás casi llega a los 1000 kilogramos (998).
  1. No beben agua.
    Aunque parezca mentira, los osos polares no beben agua. Toman de la sangre de sus presas los fluidos que necesitan.
  1. Comen hasta 30 kilogramos de comida al día.
    Son animales enormes por lo que necesitan una gran cantidad de energía diaria. Pueden llegar a comer hasta 30 kg en un solo día. Sus presas favoritas son las focas.
  1. Sus garras funcionan como raquetas de nieve.
    Las grandes garras en las que acaban sus patas les sirven para poder distribuir mejor su peso por el hielo y la nieve y poder así desplazarse.
  1. No hibernan.
    Tienen la capacidad de bajar su ritmo cardíaco en lugar de hibernar, como hacen otros osos.
  1. Son los depredadores más grandes de la tierra.
    No existe ningún depredador terrestre más grande que los osos polares.
Siguiente noticia

Las especies más extrañas del mundo

Siguiente noticia

La personalidad de los animales les ayuda a sobrevivir