Portada » Mamíferos » 200 osos pardos viven ya en la Cordillera Cantábrica

200 osos pardos viven ya en la Cordillera Cantábrica

0
Acciones
Pinterest Google+

El oso pardo vive un "buen" momento en la Cordillera Cantábrica, donde las dos poblaciones, la oriental y occidental, alcanzan los 200 ejemplares. Esto se debe a que la especie, -que pese al incremento registrado todavía está amenazada- responde "muy bien" a los programas de conservación puestos en marcha desde las administraciones autonómicas, en colaboración con diferentes colectivos como la Fundación Oso Pardo (FOP).

Su presidente, Guillermo Palomero, ha destacado que 2012 fue un "magnífico" año desde el punto de vista de la reproducción, con cerca de 34 nuevas crías, una cifra "importante". A esto se une, la comunicación que se está produciendo entre las dos poblaciones de la Cordillera, ya que ejemplares macho de la parte occidental se han movido a la oriental, que alberga el grupo más pequeño de osos, lo que se ha traducido en la reproducción de algunas hembras.

Palomero ha indicado al respecto que se ha encontrado la huella genética de osos de la subpoblación occidental en ejemplares de la oriental, y ha señalado que si sigue este flujo de genes, se continúa el "camino" para resolver un problema que era "importante", ha recordado. Además, mejorar la comunicación entre las dos poblaciones puede favorecer y beneficiar también al resto de la fauna, ya que otras especies podrán pasar de una zona a la otra.

Por todo lo anterior, el presidente de la FOP ha subrayado que el oso pardo cantábrico atraviesa por un momento "estupendo", ya que al tiempo que la población crece, los ejemplares cohabitan "en paz" con los vecinos de los municipios. Un apoyo "social" que ha sido posible gracias, entre otras cosas, a las conversaciones mantenidas con los alcaldes o cazadores, que se han convertido en "grandes aliados" para la conservación de la especie.

Atractivo turístico

Al mismo tiempo, la concienciación en torno a este animal emblemático contribuye al desarrollo sostenible de las poblaciones rurales de la Cordillera Cantábrica, ya que la presencia de osos atrae a turistas y su imagen ayuda a vender productos.

A todo ello contribuye iniciativas como el programas de educación ambiental para los escolares de Cantabria 'Dejando Huella', que ha puesto en marcha la Fundación en colaboración con el Gobierno de Cantabria y E.ON para contribuir a la conservación de esta especie a través de acciones de información y sensibilización destinadas a alumnos de entre 10 y 16 años.

Siguiente noticia

Más de un 80% de los linces encontrados muertos tienen restos de munición

Siguiente noticia

A los chimpancés se les contagia el bostezo humano a medida que crecen