Portada » Biodiversidad » Los insecticidas están acabando con las abejas

Los insecticidas están acabando con las abejas

1
Acciones
Pinterest Google+

Gran parte del futuro de los humanos está en sus manos. Y no, no nos referimos al presidente de una gran potencia mundial. Estamos hablando de las abejas. Estos pequeños insectos juegan un papel fundamental en la vida del hombre gracias a la polinización. A través de este proceso, se mantiene el medio ambiente, la biodiversidad y la producción de alimentos y, por tanto, influye directamente en nosotros.

Desde hace ya varios años se observa que la población de abeja está disminuyendo e incluso se han llegado a encontrar anomalías en ellas. Muchas fueron las conjeturas que se plantearon acerca del causante de este hecho, pero no se llegó a ningún punto claro.

Ahora, nuevos estudios publicados en la revista Science determinan cuál es el problema real que está causando la muerte a estos animales. Todo apunta a que los insecticidas están acabando con las abejas. Especialmente los neonicotinoidesEl uso de estos plaguicidas populares en campos de cultivos, convierten a las flores y a las plantas en venenosas para los insectos. De hecho, la CE prohibió el uso de pesticidas en 2013.

Las pruebas

Para llegar a esta conclusión, se realizaron experimentos en regiones de Europa y Canadá. Se  utilizaron dosis de este veneno en diferentes cantidades y terrenos en campo abierto para que el resultado fuera lo más real posible y así conocer a qué se exponen las abejas cada día. Los resultados fueron concluyentes. Por una parte, se descubrió que las colmenas de abejas eran menos propensas a sobrevivir durante el invierno y, por otra, que cada vez nacían menos abejas silvestres.  

La opinión de los científicos

Bien es cierto que los científicos apuntaron que los pesticidas no matan directamente a las abejas. Sí las hacían más vulnerables. Su uso puede provocarles aturdimiento o cambios de comportamiento haciendo que éstas se desorienten y desocupen las colmenas.

Los investigadores involucrados en este estudio lo tienen muy claro. “Nuestros resultados sugieren que, aunque su uso fuera restringido, como en la reciente moratoria de la UE, la exposición continua a los residuos de neonicotinoides resultante de su uso generalizado previo tiene el potencial de impactar negativamente la persistencia de las abejas silvestres en los paisajes agrícolas”, afirman.

 

 

Siguiente noticia

Un águila enamorada de una GoPro

Siguiente noticia

México contra la extinción de la vaquita marina