Portada » Planeta » El Amazonas podría convertirse en una sabana

El Amazonas podría convertirse en una sabana

1
Acciones
Pinterest Google+

La acción humana vuelve a ser la protagonista en lo que a los problemas de la naturaleza se refiere. El Amazonas sufre un alto riesgo de sequía y deforestación. Y esto es por la actuación del hombre y por la reducción de las precipitaciones en la región. Es decir, esta disminución incrementa la deforestación y, por su parte, la deforestación incrementa la sequía de la zona. A mayor sequía, menos bosque, y cuanto menos bosque quede, mayor sequía habrá. Así sucesivamente. Se trata de un círculo entre las plantas de la selva y la atmósfera.

La investigación con la que se ha llegado a este asunto está liderada por la científica Delphine Clara Zemp, del Instituto de Investigación de Postdam. Según ella, y a través de un complejo análisis de los flujos del agua, se ha podido profundizar en la relación de la sequía y deforestación.

Lo cierto es que el promedio de precipitaciones no varía en abundancia, pero la extensión de las sequías afectará a la selva amazónica, que podría convertirse en una sabana. Además, la tala de árboles y la incidencia de los gases de efecto invernadero reducen la humedad, con lo que la diversidad en la vegetación corre un alto peligro de desaparición. Y es este el problema, porque una de las fortalezas del Amazonas es la ingente cantidad de plantas.

Es aquí donde debe intervenir el hombre. Preservar la biodiversidad es, además de un acto de amor a la naturaleza, un símbolo del sistema terrestre.

Río Amazonas

El Amazonas es un río que atraviesa Perú, Colombia y Brasil. Es el más caudaloso del mundo y supone casi una quinta parte del agua dulce en estado líquido del planeta. De hecho, ni siquiera el Nilo, el Yangtsé y el Misisipi juntos tienen más caudal que este. Se trata del río más largo del mundo, con 7064 kilómetros de longitud.

Toda la flora y fauna de la selva intertropical húmeda americana está presente en los alrededores de este río. La selva amazónica consta de innumerables especies de plantas, aves, anfibios e insectos. Muchos de ellos de los que no se tiene clasificación. De hecho, a día de hoy se ha determinado que existen 4000 especies de mariposas, más de 3000 especies de peces de agua dulce, 1700 de aves y el 20 por ciento de los primates del planeta.

Pero su extraordinaria frondosidad vegetal y diversidad genérica del mundo animal no acaba aquí. El aporte de peces y plantas acuáticas del Amazonas es casi imposible de enumerar. ¿De verdad vamos a dejar que se pierda algo así?

Siguiente noticia

Nace el primer cachorro de lince ibérico de 2017

Siguiente noticia

¿Por qué los osos panda son blancos y negros?