Portada » Planeta » Amazonía pierde su bosque nativo

Amazonía pierde su bosque nativo

3
Acciones
Pinterest Google+

En los últimos diecisiete años, la región amazónica ha perdido casi treinta millones de hectáreas de su bosque nativo –también conocido como primario–, según un estudio Ecociencia, filial ecuatoriana de la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (Raisg). Concretamente, entre los años 2000 y 2017 se han perdido 29,5 millones de hectáreas de este bosque. En ese mismo periodo se registró un crecimiento del cuarenta y un por ciento en el área de agricultura y ganadería en la región.

El estudio realizado por Ecociencia abarca a los países que forman parte de la cuenca amazónica (Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Guyana y Surinam). Además de seis ecosistemas (Amazonía, Cerrado, Pantanal, Andes, Chaco-Chiquitano y Tucumano boliviano).

Ecuador, la zona más afectada por la pérdida de bosque nativo

La zona más afectada corresponde a la superficie de Ecuador. Así lo hace ver este análisis con la primera colección de mapas elaborada por Raisg y MapBiomas. Se ha utilizado una tecnología avanzada para ver la situación de los bosques de la zona. Gracias a la herramienta MapBiomas se pueden reconocer cambios y vigilar el uso del suelo en toda la cuenca amazónica. Así, se pueden controlar las presiones y amenazas de estos bosques.

La cuenca amazónica de Ecuador se extiende por 13,2 millones de hectáreas. O lo que es lo mismo, el cincuenta y tres por ciento del territorio nacional y el 1,6 por ciento de toda la superficie de la selva amazónica. En esta misma región y en esos diecisiete años, el área que se ha destinado a agricultura y ganadería ha crecido un veintitrés por ciento.

Visión integral de la Amazonía

“Este es un importante avance hacia el objetivo de construir y fomentar una visión integral de la Amazonía considerando aspectos políticos de una región compartida entre ocho países”, explica Beto Ricardo, coordinador de la Raisg. El estudio contiene aspectos socioambientales de mucho interés, “como la presencia de cerca de 400 pueblos indígenas, cuencas hidrográficas compartidas, conectividad entre unidades de conservación y presiones y amenazas que pesan sobre el bosque tropical más grande del planeta”, continúa Ricardo.

Según el informe, es la primera vez que se realiza un mapeo anual compatible y estandarizado para todos los países de la región, lo que permite conocer el estado de cobertura vegetal, las tendencias y los cambios ocurridos en el uso del suelo, como la sustitución del bosque por cultivos agrícolas o pastizales. Las hectáreas de bosque no han sido las únicas pérdidas. Se estima que en las áreas andinas –localización del origen de la cuenca amazónica– se han visto reducido en un 14,8 por ciento los glaciares de las altas montañas de la región.

Siguiente noticia

José Esquinas Alcázar: «Solo si hoy tenemos utopías las transformaremos mañana en realidades»

Siguiente noticia

Endesa recicla o valoriza casi el 70 % de residuos de la red eléctrica