Portada » Curioso » Aparece la abeja más grande del mundo 38 años después

Aparece la abeja más grande del mundo 38 años después

2
Acciones
Pinterest Google+

En 1981 la abeja más grande del mundo desapareció. No dejó ni rastro. Fue Adam Messer el entomólogo que la avistó por última vez en un bosque lluvioso de Indonesia. Treinta y ocho años después, un equipo internacional de científicos ha conseguido dar con un espécimen y han podido tomar fotografías.

Simon Robson, de la Escuela de Ciencias de la Vida y el Medio Ambiente de la Universidad de Sydney, Glen Chilton, de la Universidad de Saint Mary (Canadá), Eli Wyman, de la Universidad de Princeton y el fotógrafo Clay Bolt han sido los encargados de anunciar el descubrimiento. Las imágenes captadas por Bolt dan testimonio del hallazgo de la conocida como abeja gigante de Wallace, en honor a Alfred Russell Wallace, su descubridor.

El proyecto de Global Wildlife Conservation

El equipo de expertos recorría las Molucas Septentrionales, en Indonesia, realizando un proyecto destinado a descubrir especies que se daban por extintas.  Una iniciativa de la ONG estadounidense Global Wildlife Conservation para encontrar 25 especies que no hubiesen sido vistas en las últimas décadas. Fue el propio Bolt el que consiguió convencer a la ONG para incluir a la abeja gigante de Wallace.

“Fue impresionante ver este insecto que parece un ‘bulldog volador’ y del que no estábamos seguros que siguiese existiendo. Ver lo bonita y grande que es esta especie en vida, escuchar el sonido de sus alas gigantes rasgando el aire mientras volaba por encima de mi cabeza, fue sencillamente increíble” ha explicado Bolt en un comunicado.

GRAF1799. YAKARTA, 22/02/2019.- Fotografía faciltiada por Global Wildlife Conservation de Simon Robson sujetando el ejemplar de abeja de Wallace.
GRAF1799. YAKARTA, 22/02/2019.- Fotografía faciltiada por Global Wildlife Conservation de Simon Robson sujetando el ejemplar de abeja de Wallace.

El grupo necesitó cinco días de búsqueda para localizar a una hembra en el interior de un nido de termitas en el dosel del bosque. Se trata de una especie que es cuatro veces más grande que la abeja europea típica. Posee grandes mandíbulas y una envergadura alar de hasta seis centímetros de longitud.

Las amenazas de la abeja gigante de Wallace

La pérdida de hábitat por la tala de los bosques para destinar terrenos a uso agrícola es su principal amenaza. La ONG Global Wildlife Conservation asegura que según datos oficiales, Indonesia es el país del mundo que ha perdido más bosque tropical entre 1990 y 2015, un total de veinticuatro millones de hectáreas. Además, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, en inglés) clasifica a la abeja de Wallace como una especie vulnerable, sin ofrecer datos precisos de números de ejemplares con vida.

 

 

 

Siguiente noticia

Pangolín, entre los más traficados del mundo

Siguiente noticia

Los calamares como alternativa al plástico