Portada » Aves » El ave solitaria más famosa del mundo dice adiós

El ave solitaria más famosa del mundo dice adiós

2
Acciones
Pinterest Google+

Cinco años atrás la deshabitada isla de Mana, situada a dos kilómetros de la costa de Nueva Zelanda, acogió la llegada de Nigel, el ave más solitaria del mundo. Un alcatraz australiano, que se convirtió en el primero de su especie en habitar este espacio en los últimos cuarenta años. Ahora la noticia ha saltado cuando se ha despedido de su amada, una estatua a la que acariciaba sus plumas hechas con hormigón.

Nigel mostró desde el primer día de su llegada cierta predilección por unas estatuas. Los agentes ambientales de la zona instalaron en la isla 80 alcatraces hechos con hormigón, para atraer a otras aves a este área y así conseguir repoblar la isla.

El fallecido alcatraz se enamoró perdidamente de una de ellas. Tanto es así, que llegó incluso a construirle un nido para su deleite. No le importaba pasarse horas y horas acariciando su falso plumaje y se convirtió en su inseparable.

Proyecto para atraer al alcatraz australiano

Fue en 2013 cuando el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda llevó a cabo la medida. Repoblar la isla con alcatraces australianos no era tarea sencilla, pese a que eran habituales en la antigüedad. La iniciativa para instalar esas 80 réplicas de cemento fracasó en los inicios. Las estatuas, pintadas con plumaje blanco y amarillo y que imitaban los cánticos de este animal no consiguieron atraer a más ejemplares. Tan solo Nigel acudió a la llamada.

La importancia de este ave solitaria

El alcatraz australiano es una especie clave para mejorar el ecosistema de Mana. Este tipo de aves construyen nidos que sirven de hogar para insectos y otras criaturas. Además, los excrementos de los alcatraces y sus regurgitaciones son un nutriente extraordinario para el terreno.

La muerte de Nigel ha sido sumamente triste. Chris Bell, un agente ambiental que vive en una isla cercana, ha afirmado que unas semanas antes del fallecimiento del ave, varios alcatraces llegaron a la isla. Tres ejemplares a los que Nigel no hizo ni caso. Prefirió mantenerse fiel a su pareja hasta el final de sus días.

Siguiente noticia

Iberdrola, la energía verde de Amazon, Nike, Apple y Google

Siguiente noticia

La capa de ozono se mantiene pero no se recupera