Portada » Ciencia » El balbuceo de los monos titíes bebés

El balbuceo de los monos titíes bebés

1
Acciones
Pinterest Google+

Un estudio reciente ha demostrado que los monos titíes aprenden a llamar mediante el mismo proceso de aprendizaje que los bebés humanos aprenden a balbucear.

El que haya sido padre, madre o tenga un bebé cerca tal vez haya observado que el niño aprende a identificar y balbucear sonidos antes cuanto mayor es la frecuencia de respuestas que recibe, es decir, cuanto más atención y sonidos concretos obtienen. Al parecer, el estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores de Princeton confirma que este es el mismo método que se da en la comunicación entre los monos titíes.

Uno de los autores del estudio, el profesor de psicología en el Instituto de Neurociencias de Princeton Asif Ghazanfar, quería desmentir la idea de que los monos no aprenden durante su desarrollo vocal, así que escogieron “una especie que sabemos que realmente depende de las vocalizaciones como sus señales sociales primarias. Lo que encontramos en el desarrollo vocal de los titíes es muy similar al desarrollo vocal pre-lingüístico en los seres humanos”. El experimento nos acerca un poco más a entender la evolución del habla humana.

 ¿Cómo han llegado a esta conclusión?

Para verificar la hipótesis en los titíes se utilizaron pares de titíes gemelos fraternales de una especie muy social de América del Sur. Después de que nacieran los monos, los investigadores separaron a las crías de los adultos 40 minutos al día.

Primero se registraron los ruidos que las crías hacían mientras estaban solas durante 10 minutos. Después, daban una respuesta contingente con un audio grabado que reproducía la llamada de los padres durante la siguiente media hora. Así, se observó que un gemelo de cada par consiguió aprender a responder de manera constante, mientras que el otro gemelo obtuvo unas vocalizaciones menos regulares. Una prueba más de que no estamos tan lejos de nuestros parientes primates.

Siguiente noticia

Un millar de viviendas inundadas en Paraguay

Siguiente noticia

La belleza bajo el mar sale a flote