Home»Aves»El peligro acecha al buitre ibérico en la naturaleza

El peligro acecha al buitre ibérico en la naturaleza

2
Acciones
Pinterest Google+

Las rapaces carroñeras se quedan sin alimento. La organización SEO/BirdLife ha hablado sobre el riesgo que está alcanzando a los buitres ibéricos por culpa de la falta de sustento en la naturaleza. Hace más de una década, el mal de las vacas propició que se prohibiera en Europa el abandono de los restos de animales en el campo. También se prohibió el uso de comederos y muladares. Desde 2011 en España es cada Comunidad Autónoma la que decide cuáles son las zonas delimitadas para la alimentación de las aves necrófagas.

Los buitres ibéricos están consumiendo alimentos de mala calidad. Los vertederos son su principal fuente de comida, al igual los restos de animales procedentes de explotaciones intensivas, que son tratados con fármacos de uso veterinario perjudiciales para las aves. Los datos de este tipo de muertes por envenenamiento en España son alarmantes según el Gobierno. Entre 2000 y 2010 han fallecido por esta causa unos 40 quebrantahuesos, 683 buitres negros, 348 alimoches y 2.146 buitres leonados.

Hay que tener en cuenta que España es uno de los terrenos más importantes para la reproducción de estas aves en Europa.

– 98 por ciento de buitres negros.

– 94 por ciento de buitres leonados.

– 82 por ciento de alimoches.

– 66 por ciento de quebrantahuesos

*porcentaje de reproducción de estas aves europeas en España.

Normativa en España

La situación es complicada. Hay Comunidades Autónomas como Madrid, Asturias, Galicia, País Vasco, Murcia y Baleares, que aún no cuentan con una normativa propia. Otras como Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía tienen como norma incinerar o enterrar los restos. Las Comunidades que sí tienen una posible solución, han puesto a los ganadores unas condiciones complejas y costosas para la recogida y transporte de las reses muertas.

Riesgo de enfermedades en la naturaleza

No existen evidencias científicas de posibles riesgos para la salud de los seres humanos y otras especies ya que se ha comprobado que este tipo de aves no son transmisoras de enfermedades aunque se alimenten de materiales peligrosos.

El estado de conversación de algunas especies necrófagas hace que están clasificadas como en peligro de extinción según la Lista Roja de las Aves.

Siguiente noticia

Tecnología en la conservación de especies amenazadas

Siguiente noticia

La difícil migración de los guepardos en la naturaleza