Portada » Aves » Un buitre negro y una webcam

Un buitre negro y una webcam

0
Acciones
Pinterest Google+

Como si de un actor de Hollywood se tratase, un polluelo de buitre negro se ha convertido en la principal atracción de miles de personas a través de la pantalla. Toda una estrella, sin duda. Tan solo tiene 25 días y mide tan solo 60 centímetros –puede llegar a los tres metros de envergadura–. Es el protagonista de un nuevo proyecto de SEO Birdlife, que tiene como objetivo estudiar el ciclo reproductor del buitre negro. Esta ONG ha instalado una webcam en el nido de una de las 112 parejas de buitre negro que habitan en la zona del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama –2000 ejemplares en la península ibérica–, lo que supone el cinco por ciento de la población europea de este ave catalogada como vulnerable.

Los técnicos tuvieron que esperar a que la pareja de buitres terminase el proceso de incubación del huevo. Hay que tener en cuenta que aproximadamente el 30 por ciento de las parejas de esta especie no consiguen tener polluelos. Solo ponen un huevo por año. En 2013 y 2014, SEO Birdlife ya hizo algo semejante con enorme éxito y repercusión. Ahora se ha propuesto hacer algo diferente. «Hemos acercado la cámara. Queremos saber cuántas veces se alimenta; si la comida se la da el padre o la madre; si duermen los progenitores en el nido; cuándo comienza a volar o con qué otras especies interactúa», afirma Juan Carlos del Moral, coordinador de seguimiento en SEO Birdlife.

Un espectacular programa documental en directo de los primeros días de vida de este fantástico animal. Los espectadores podrán seguir las peripecias del polluelo hasta los 90 o 120 días de su vida, momento en el abandona el nido para echarse a volar. Esto no solo sirve como herramienta divulgativa, también ha conseguido salvar vidas. La temporada pasada, un usuario aviso de una caída del nido del polluelo que visionaba por la pantalla. Los técnicos de SEO Birdlife pudieron rescatarlo y devolverlo a su hábitat. Los trabajos de recuperación de esta especie en la zona funcionan a buen ritmo. En 1989 el censo contabilizaba 24 parejas por las 112 actuales.

Siguiente noticia

Las especies más amenazadas en España

Siguiente noticia

Un 90 por ciento menos de elefantes en Tanzania