Portada » Biodiversidad » Caimán y tiburón, ¿quién se come a quién?

Caimán y tiburón, ¿quién se come a quién?

0
Acciones
Pinterest Google+

En un hábitat compartido por caimanes y tiburones, ¿quién creerías que sería la presa y quién el cazador?

Ninguna de las dos respuestas sería una sorpresa. Más bien, es muy difícil averiguar el resultado teniendo en cuenta que se trata de los dos animales acuáticos más temidos. Solo que uno reina en agua dulce y el otro lo hace en mares y océanos. Pero no siempre. Recientemente, el investigador de la Universidad de Kansas, James Nifong, autor de un nuevo estudio sobre estas especies en el área de la costa del Golfo de México y el Atlántico de EEUU, descubrió que no solo los tiburones, también las rayas comparten el agua con los caimanes de vez en cuando. Y esto es como el mundial de las especies depredadoras, ¿quién es el rey de todo el ecosistema marino? La respuestas es el caimán.

Aunque sería injusto para el equipo tiburón omitir que no han sacado a su mejor alineación, ya que hasta ahora solo se han dado casos de especies de tiburón pequeñas, los únicos que hasta ahora y que se sepa, se adentran en ríos de agua dulce, donde los caimanes no pierden la oportunidad de darse todo un festín poco frecuente.

Pero no solo los tiburones invaden un espacio que no les corresponde, los reptiles le han cogido el gusto a los manjares salinos y “buscan agua dulce en ambientes de alta salinidad“, según explica Nifong. También averiguó que “cuando llueve muy fuerte, en realidad pueden tomar agua fresca de la superficie del agua salada”. De esta forma pueden resistir más tiempo en este entorno.

Aún así también se han dado casos de tiburones adultos que han devorado crías de caimán. Según la documentación recogida para la investigación, en el año 1800, después de unas inundaciones en la zona de estudio que unió a las dos especies en el mismo hábitat, se vivieron auténticas guerras entre tiburones y caimanes en las que se dieron todo tipo de resultados.

Siguiente noticia

La lluvia, ayuda con riesgos en la Galicia quemada

Siguiente noticia

Habrá más incendios forestales, sequías y calor en el siglo XXI