Portada » Curioso » Una fotografía de un calamar gigante vivo

Una fotografía de un calamar gigante vivo

3
Acciones
Pinterest Google+

“Un ser grandioso lo miró, giró su cuerpo, movió su enorme ojo y cambió de color a un rojo intenso”. Son las palabras de Javier Condicol, una persona que va a pasar casi sin quererlo a la historia de la fotografía animal. Javier ha conseguido la segunda imagen que se conoce en el mundo de un calamar gigante vivo. Hace dos años saltó la noticia en Japón, ahora el lugar elegido por esta especie para mostrarse al planeta ha sido España.

Javier se encontraba paseando por la playa de Bares, en La Coruña. Al darse cuenta de que algo enorme surcaba los mares, empezó a tomar fotografías. La modelo era una hembra de Architeuthis, un calamar gigante. Era una cría de tres años, que medía 3,20 metros de largo –le faltaban los tentáculos, por lo que podía haber llegado a los seis– y pesaba unos 105 kilogramos. Espectacular. Lo insólito de este momento es que solo se había tomado una fotografía parecida una vez más en la historia. Este tipo de calamar es un animal muy misterioso que nunca se deja ver.

“Un ser grandioso lo mira, gira su cuerpo, mueve su ojo observándole y cambia de color, como si de un neón se tratara, a un intenso rojo vinoso”

Días después de la foto, el ejemplar apareció muerto en la citada playa. Posteriormente fue trasladado al Parque de la Vida, de Luarca, para someterle a una necropsia. “Su estado de conservación, el porcentaje epidérmico, un ojo intacto y lo que nos esperaba oculto bajo el abdomen, justificaba la certeza de que se encontraba moribunda en la superficie del agua”, asegura el presidente de la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (CEPESMA), Luis Laria.

Tras saltar la noticia en los medios de comunicación del hallazgo de este ejemplar muerto en la playa gallega, CEPESMA recibió la llamada de Javier Condicol, que explicó cómo había tomado una fotografía del animal.

Según parece la causa de la muerte del calamar tuvo que ver con una pelea titánica con otro ejemplar similar. Las heridas que recibió fueron mortales. El animal subió moribundo a la superficie hasta que fue arrastrado a la playa de Bares.

Siguiente noticia

Un extraordinario año de cría para el águila imperial

Siguiente noticia

YA SE CONOCEN LA DIEZ MEJORES IDEAS PARA SALVAR LA NATURALEZA 2016