Portada » Mamíferos » El calentamiento y el reino de los osos polares

El calentamiento y el reino de los osos polares

0
Acciones
Pinterest Google+

El archipiélago noruego de Svalbard es conocido por ser el reino de los osos polares. Un archipiélago donde habitan unas tres mil personas y unos mil osos polares –según datos de 2015–, especie protegida desde 1973. En la capital de estas islas, Longyearbyen, es habitual ver en las puertas de los restaurantes y comercios un gancho para dejar el rifle y que la clientela entre desarmada. No, no es para evitar los atracos, allí es obligatorio ir armados ante posibles ataques de osos.

A finales de julio de 2018 se sucedió el último ataque conocido. Al parecer un oso polar hirió de gravedad a un guía turístico poco antes de que otro guía matase al animal. Los dos guías acompañaban a un grupo de turistas procedentes de un crucero. En esa zona los osos viven en estado silvestre y el personal de las excursiones debe estar especializado para garantizar la seguridad del desembarco de turistas. Así lo explicaron fuentes de la compañía alemana del crucero.

En las últimas cuatro décadas ha habido cinco ataques mortales de osos polares. La última víctima fue un menor de 17 años, que hacía un viaje con otros 14 estudiantes de la Sociedad de escuelas británicas de exploración y falleció a causa del ataque de un oso. Además, cuatro miembros de la expedición resultaron heridos.

Los osos polares y el drama del cambio climático

Es cierto que los osos polares no son tan dóciles como algunas series de televisión han querido hacer ver al gran público. Son anímales carnívoros muy poderosos, que pueden alcanzar los 680 kilogramos de peso y los dos metros y medio de altura. La clave es, ¿por qué atacan los osos? Normalmente los ataques se suceden por invasión de su hábitat o por hambre.

La víctima favorita de estos mamíferos son las focas, pero el cambio climático está poniendo en un fuerte apuro a esta especie. El ciclo anual del deshielo en el ártico empieza cada vez antes y llega cada vez más lejos. Estos animales necesitan cazar una foca adulta o 19 crías cada diez días solo para mantenerse. Este cambio climático provoca que los osos polares no puedan acceder hasta las colonias de focas y hace que tengan que acercarse cada vez más a pequeñas comunidades de humanos en busca de alimento.

 

Siguiente noticia

Descornar rinocerontes africanos, la solución a los furtivos

Siguiente noticia

La menopausia en los animales