Portada » Aves » El calentamiento en el Ártico y la supervivencia de las aves

El calentamiento en el Ártico y la supervivencia de las aves

0
Acciones
Pinterest Google+

Calentamiento global, Ártico, África y el pico de un pájaro. Aparentemente no tienen mucho que ver, pero si lo juntas, sale una mezcla que pone en peligro la supervivencia de una especie de ave. Concretamente de correlimos gordo, al que también se le conoce como playero rojizo o playero ártico. Este pájaro está viendo como cada vez se reduce más su volumen corporal a consecuencia del calentamiento de la zona del Ártico. Su pico es demasiado pequeño y tiene dificultad para conseguir alimento. Sin nutrientes, no se desarrolla como es debido. La malformación no se aprecia hasta la etapa de la juventud del pájaro, cuando migra hacia África.

Se trata de un estudio realizado por investigadores procedentes del Real Instituto de Investigación Marina de Holanda (NIOZ), la Universidad de Groningen en los Países Bajos, la Universidad de Deakin (Australia), el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia, la Universidad de Gdansk (Polonia) y de la Universidad de Moscú.

Calentamiento global, alarma ecológica

Debido al calentamiento global, la nieve del ártico se deshiela cada vez más temprano. Medio día antes por cada año que pasa. Para que te hagas una idea, ahora la nieve se va un par de semanas antes de lo que ocurría hace 30 años. La naturaleza se adapta a estos cambios como puede. Así, el correlimos ha ido disminuyendo su tamaño para poder desprenderse del calor sobrante su cuerpo con mayor facilidad. Esto es un problema, ya que esta especie de ave necesita un pico alargado para pescar un tipo de mejillón que se esconde entre las rocas. A mayor profundidad mayor calidad de ejemplares y mejores nutrientes.

Hay más especies que sufren una problemática similar. No es de extrañar que los científicos soliciten que se considere al calentamiento global como una alarma ecológica, dados los efectos negativos que está produciendo en la fauna.

Siguiente noticia

La caza furtiva del rinoceronte desciende en Sudáfrica

Siguiente noticia

¿Cuánto sabes de linces?