Portada » Biodiversidad » China se despide de su salamandra gigante

China se despide de su salamandra gigante

2
Acciones
Pinterest Google+

Reconocida como el anfibio más grande del mundo, la salamandra gigante china empieza a contar los días para su extinción.

Pronto hablaremos en pasado de lo que todavía es un animal fascinante. Esta salamandra, cuyos ejemplares más corpulentos pueden llegar a alcanzar los 45 kilos de peso, se encuentra en serio peligro de extinción.
Una investigación realizada por la revista Current Biology para tratar de clasificar el número de especies distintas de lo que hasta ahora se pensaba que era una sola especie abundante en China, se ha topado con dos sorpresas. La primera que puede haber de cinco a ocho clasificaciones distintas. La segunda, la mala, que todas están a punto de desaparecer.

Los motivos habría que buscarlos en la demanda de anfibios en el país asiático como alimento de lujo. “La sobreexplotación de estos increíbles animales para el consumo humano ha tenido un efecto catastrófico en su número en la naturaleza en un lapso de tiempo sorprendentemente corto” explica Samuel Turvey, de la Sociedad Zoológica de Londres, quién también señaló la importancia de tomar medidas urgentes si se quiere evitar la catástrofe.

Según ha concluido la investigación, el negocio de las salamandras provocó por la acción del hombre el movimiento de las especies unos hábitats a otros para conseguir una mayor variedad de especies para el mercado. El resultado de estas migraciones forzadas provoca verdadera pena, según señala Jing Che, del Instituto Kunming de Zoología de la Academia China de Ciencias, las poblaciones silvestres, las salamandras “ahora pueden estar en riesgo de una mala adaptación local debido a la hibridación a través de los límites de las especies”. No existe tal variedad, solo una mezcla que complica su supervivencia. Lo natural, es decir, sin la intervención del hombre, es que se hubiese producido una divergencia genética propia de habitar distintas zonas fluviales, ya que la salamandra vive en el agua y no puede desplazarse por tierra. Una naturaleza que hubiese mantenido a salvo a la recién descubierta variedad de especies.

Siguiente noticia

Endesa en el Día Internacional de la Biodiversidad

Siguiente noticia

Energy Wallet, paquetes de energía verde de Iberdrola