Home»Gente»“Con una cámara en la mano percibes mejor la belleza de lo diminuto”

“Con una cámara en la mano percibes mejor la belleza de lo diminuto”

1
Acciones
Pinterest Google+

Desde otro prisma, Ana Retamero se acerca hasta Gente Natura para enseñarnos la importancia de la educación ambiental desde el objetivo. Su fotografía imprime  pasión por la naturaleza, a la vez que intenta transmitir a sus alumnos la importancia de las especies que viven en nuestro entorno. Admite que hay que ser paciente y observadora para disfrutar del entorno natural más bello y fotografiar el detalle más diminuto.

NaturaHoy: Ayúdanos a conocerte. Cinco palabras que te definan.
Ana Retamero:
Creo que los adjetivos que me definen desde el punto de vista de la fotografía de la naturaleza son: observadora, paciente, respetuosa y conservacionista.

N.H: Y un proyecto relacionado con la naturaleza que te identifique y/o con el que participes a menudo.
A.R:
Mi proyecto más importante es la educación ambiental. Cada día intento transmitir a mis alumnos el interés por conocer las especies de su entorno, sus hábitats, las conductas, y sobre todo la vulnerabilidad de nuestros ecosistemas ante algunas amenazas humanas. La fotografía de la naturaleza que practico me ayuda a conseguir este objetivo.

Actualmente, estoy participando más activamente con AEFONA (http://www.aefona.org/), la asociación española de fotógrafos de la naturaleza, cuyos objetivos son la difusión de la fotografía de la naturaleza y la defensa de esta actividad, respetando un código ético que ayude a la conservación de la biodiversidad y la conservación.

N.H: ¿Qué es para ti la fotografía de la naturaleza?
A.R:
La mejor manera de disfrutar del entorno natural y de sus especies. Fotografiar requiere calma, paciencia, saber mirar, ya sea el paisaje abierto o el detalle de lo pequeño. Es con una cámara en la mano como mejor percibes la belleza de lo diminuto, las curiosas formas de las plantas, la diversidad de insectos, de hongos, la explosión de color de la primavera y del otoño o las texturas del hielo y de la nieve. En definitiva, la fotografía me permite apreciar más detalles de la naturaleza y compartir mi experiencia, ya sea con mis alumnos o con otros fotógrafos de la naturaleza.

N.H: ¿A qué especie te gustaría hacerle la foto perfecta?
A.R:
A muchas, a casi todas, pero me resultaría más interesante a una especie común, de esas que parecen vulgares y que apenas damos importancia, pero que la magia de la fotografía las convierte en imágenes memorables.

N.H: ¿Qué quieres transmitirnos con tus imágenes?
A.R:
La importancia y la belleza de todas las especies y de sus ambientes, y la necesidad de conservarlas todas y preservar sus hábitats.

N.H: ¿Qué parajes naturales disfrutas más?
J.G:
Casi todos, aunque en los que más disfruto son aquellos que muestran sus verdaderos valores naturales, aquellos en los que las modificaciones humanas son mínimas o inexistentes, algo prácticamente imposible.

N.H: Tienes un deseo para salvar la biodiversidad del planeta. ¿Qué pedirías?
A.R:
Me gustaría que hubiera más sensibilidad por la conservación de los hábitas naturales, especialmente entre los políticos.

N.H: ¿Cuál ha sido el mayor espectáculo natural que has presenciado?
A.R:
Por suerte, he vivido muchos espectáculos naturales y he disfrutado mucho de ellos: inmersiones nocturnas en Cerro Gordo con los múltiples destellos de  luces de Noctiluca, el zumbido de los colibríes esquivándote en su continua búsqueda de alimento en la selva, el incesante trabajo de las hormigas cortahojas, el correteo de las limícolas en la marisma o simplemente el canto de la ranita meridional al caer la tarde.

Siguiente noticia

Farmacia a pie de campo

Siguiente noticia

Edward O. Wilson habla sobre la pérdida de especies