Portada » Mundo Marino » Conoce al Angelote, el lince del mar

Conoce al Angelote, el lince del mar

4
Acciones
Pinterest Google+

Ya hemos hablado antes de él. El angelote o lince del mar, como le conocen algunos, es un tipo de tiburón en peligro de extinción. Sin embargo es un animal desconocido para muchos. Por eso, en NaturaHoy hemos querido hoy presentarte esta maravilla de la naturaleza que, además, vive muy cerca de nosotros: entre los pocos lugares donde aún se mantiene la especie se encuentran las costas canarias.

El nombre científico de esta especie es Squatina Squatina, que significa “angelote” en latín. Pertenece a la familia Squatinidae, conocida comúnmente como “tiburones ángel”. Este se caracteriza por su forma aplanada, gracias a la cual se entierra bajo la arena para esperar a sus presas. Se camufla con el entorno y, pacientemente, espera a que se acerque el botín. Una vez que esta está lo suficientemente cerca, el angelote abandona su escondite y se hace con él. Este modo de caza ha hecho que muchos la consideren como una “especie dormida”, ya que puede estar esperando durante horas. Sin embargo, nada tiene que ver ese nombre con este tiburón, que es capaz de girar la cabeza hasta 90 grados en 0.1 segundo para alcanzar su alimento.

Aunque es un animal prácticamente inofensivo, su aspecto sí puede ser aterrador. Tiene el cuerpo plano, con aletas anchas y redondas en la zona de la pelvis y los pectorales. Es de color gris o marrón con varias manchas que se oscurecen con el paso de los años. Sus dientes son finos y puntiagudos, y tiene el cuerpo lleno de dentículos. En cuanto al tamaño, las hembras pueden alcanzar hasta 2,4 metros y los machos 1,8 metros. Por todo ello, su carácter pacífico puede parecer bastante desapercibido. Pero lo cierto es que, mientras no se les moleste, estos tiburones incluso huyen de las personas.

El lince del mar en la naturaleza

En la naturaleza, encontrar al angelote es cada vez más complicado. Actualmente, solo podemos verlo en las aguas cercanas a las Islas Canarias, mientras hace años abundaba en el Atlántico y el Mediterráneo. Entre los motivos de su extinción, podría estar la estacionalidad de su reproducción. Mientras el resto de tiburones se reproducen durante todo el año, el angelote solo lo hace durante una época específica, en la que las hembras van hasta la costa para soltar los huevos. A ello, hay que sumar un exceso de pesca de estos animales, que ha afectado muy negativamente a la especie.

La desaparición del angelote es tal que la UICN la considera una especie en peligro crítico de extinción. De ahí el apodo con el que ya muchos lo conocen: el lince del mar. Pero la pregunta ahora es: ¿conseguiremos recuperar la especie como, según parece, estamos recuperando al lince ibérico? El proyecto Poseidón ya está trabajando en ello.

Siguiente noticia

Fotografía animal en alta definición

Siguiente noticia

Más linces ibéricos gracias a las reintroducciones