Portada » Aves » El cuervo, otra especie amenazada

El cuervo, otra especie amenazada

7
Acciones
Pinterest Google+

Edgar Allan Poe estaría triste de escuchar esta noticia. El animal que protagonizó una de sus historias más famosas está seriamente amenazado. El cuervo, subespecie endémica de Canarias, vive en estos momentos una grave falta de alimento, factor al que se suman la caza ilegal, los tendidos eléctricos y los venenos. Así, los ejemplares que pueblan Tenerife, La Palma y Gran Canaria están al borde de la extinción. Además, las comunidades de cuervos son pequeñas.

Es un pájaro que se nutre, sobre todo, de restos de animales. El problema es la disminución de la cabaña ganadera, que supone un importante descenso de sus recursos alimentarios. Esto lleva al cuervo a capturar reptiles y ratas, vivos o muertos, los cuales han podido ser contaminados por pesticidas previamente. De hecho, en Tenerife y en Lanzarote ya se han encontrado cuervos envenenados por raticidas. Hay que recordar que Canarias encabeza la lista de consumo de productos de este tipo a nivel nacional.

El cuervo ha sido muy perseguido por los isleños al ser considerado como una alimaña. A este factor que pone en riesgo la vida de la especie se suman los tendidos eléctricos. Pero lo cierto es que la actuación humana vuelve a estar presente en lo que a la conservación de la biodiversidad se refiere. El impacto del turismo y la especulación del suelo dejan su huella en las poblaciones de cuervos, pues destruyen su hábitat. También el deporte de aventura y el ir y venir de los vehículos ocasionan molestias y mortalidad en las aves. Por último, otro de los enemigos del cuervo procede de especies competidoras, que son más robustas y agresivas, por lo que le roban el alimento y los nidos.

Más sobre el cuervo

Un cuervo grande maduro mide unos 52 centímetros, 69 si es de los mayores. En las regiones más cálidas, como Canarias, los ejemplares son más pequeños y disponen de un pico en proporción a su tamaño. En cambio, en regiones frías como Groenlandia, el pico es más fuerte y grande. Pero, por lo general, estos hocicos son negros y ligeramente curvados. La especie es fácilmente reconocible ya que la cola es larga, el cuello es bastante grueso y sus ojos muy oscuros. Pero, sobre todo, lo que distingue al cuervo es el plumaje negro, a veces con reflejos azulados y púrpuras.

Siguiente noticia

Mediterráneo limpio, una travesía solidaria

Siguiente noticia

Más del doble de pingüinos