Portada » Curioso » Curiosidades sobre las abejas y cómo protegerlas

Curiosidades sobre las abejas y cómo protegerlas

1
Acciones
Pinterest Google+

Cada 20 de mayo se celebra una efeméride muy bonita, el Día Mundial de las Abejas, o lo que es lo mismo, el World Bee Day, para los angloparlantes. Una jornada para recordar la importancia de estos insectos en la naturaleza. Su pérdida sería algo crítico para la humanidad y su población en Europa está en declive.

Las abejas tienen un papel clave para el ecosistema. ¿Sabías que tres de cada cuatro especies que usamos para alimentarnos dependen de la polinización de insectos? Y en eso, las abejas no tienen rival. Sus grandes enemigas son las avispas invasoras, como la asiática. Además del uso de pesticidas y fertilizantes.

¿Qué podemos hacer para protegerlas?

Si te gustaría ayudar al desarrollo y mantenimiento de la especie, basta con seguir unos pasos básicos. Por ejemplo, si tienes balcón, jardín o terraza puedes cultivar flores como elemento decorativo. Te lo agradecerán. Otra cosa interesante es el uso de pesticidas inofensivos para estos insectos, lo ideal es pulverizar las plantas o temprano por la mañana o bien entrada la noche, cuando las abejas descansan. ¡Apostemos por la agroecología!

Curiosidades del mundo de las abejas

Terminamos con una ronda de curiosidades sobre estos fantásticos insectos. Seguro que te sorprenden.

  1. Para producir un kilogramo de miel es necesario que una abeja visite unos cuatro millones de flores. Esto es recorrer una distancia equivalente a dar una vuelta al mundo cuatro veces.
  2. Son ciento setenta mil las especies de plantas que son polinizadas por las abejas.
  3. Las abejas no hibernan, pero sí que se juntan unas con otras en invierno para calentarse y reducen su actividad.
  4. Al contrario de la creencia popular, la única abeja que muere tras lanzar una picadura es la melífera.
  5. 5. Solo salen de la colmena cuando la temperatura del exterior supera los diez grados centígrados.

 

Siguiente noticia

Adiós al plástico en National Geographic

Siguiente noticia

La actividad humana deteriora un tercio del área protegida del mundo