Home»Biodiversidad»Descubren cinco especies de algas microscópicas en las Lagunas de Doñana

Descubren cinco especies de algas microscópicas en las Lagunas de Doñana

0
Acciones
Pinterest Google+

Descubrimiento de diatomeas en Doñana

Expertos de la Universidad de Sevilla, León y Córdoba han identificado cinco especies de diatomeas –algas microscópicas– nuevas para la ciencia, en el espacio natural de las Lagunas de Doñana que han denominado como 'Eunotia vozmedianoi', 'Planothidium lacustre', 'Halamphora tharsis', 'Gomphonema undulans' y 'Pinnularia acidophila var. Baetica'.

En un muestreo llevado a cabo en varios humedales del Complejo Palustre de las Lagunas de Doñana –espacio natural Doñana– durante el año 2010, se identificaron varios taxones de algas diatomeas con diversa densidad de presencia, que fueron diferenciadas gracias a un exhaustivo estudio con microscopio electrónico de barrido. Este hallazgo ha sido publicado en la revista Nordic Journal of Botany.

“La aparición de nuevas especies de diatomeas en Doñana pone de manifiesto el desconocimiento que aún se tiene sobre el funcionamiento de los humedales que integran dicho complejo palustre. Un estudio sistemático de este tipo de microalgas puede proporcionarnos información sobre el estado de conservación actual de los humedales pues este tipo de microorganismos son muy sensibles a los cambios ambientales. Además, en el caso de Doñana, es especialmente importante el registro fósil de estas diatomeas ya que su análisis podría ayudarnos a definir el modelo de reconstrucción paleogeomorfológica del sistema palustre y del manto eólico litoral sobre el que éste se ubica”, ha explicado el investigador de la Universidad de Sevilla, César Borja.

Las diatomeas son algas microscópicas, unicelulares y eucariotas, pertenecientes a la Bacillariophyta del reino Chromista y están compuestas en un 60% de sílice (SiO2) y la célula se encuentra protegida por un caparazón llamado frústulo que le confiere gran dureza y resistencia.

Desde el punto de vista ecológico, son organismos generalmente autótrofos, fotosintéticos, es decir, productores primarios, con lo que sus poblaciones responden rápidamente al aumento o disminución de los nutrientes del medio en el que se desarrollan y cumplen un papel esencial en la cadena trófica de los ecosistemas acuáticos.

Se trata de organismos cosmopolitas, existiendo miles de especies en todos los continentes, desde los trópicos hasta los polos. A su vez, son ubiquistas, por lo que podemos encontrarlas en ambientes muy distintos (marinos, salobres y dulceacuícolas).

Además, la amplia distribución de algunas especies favorece su utilización como organismos indicadores, ya que son muy sensibles a la alteración de los parámetros físico-químicos del agua, por lo que las comunidades de diatomeas reflejan con gran precisión las condiciones ambientales del medio en que se han desarrollado.

Siguiente noticia

Fundación Biodiversidad visita las actuaciones del programa Life + Urogallo

Siguiente noticia

El proyecto LIFE+ Urogallo cantábrico logra importantes avances en 2013