Portada » Curioso » Descubren una subespecie salvaje: el gato zorro

Descubren una subespecie salvaje: el gato zorro

0
Acciones
Pinterest Google+

¿Es un gato? ¿O es un zorro? No. Ni lo uno ni lo otro. Quizá sea un gato-zorro. Un animal casi mitológico del que los pastores de la zona hablaban desde hace siglos en sus relatos populares. Desde 2008 se perseguía su pista y diez años después la Oficina Nacional de Caza y Vida Silvestre de Francia (ONCFS) la reconoce como subespecie y pide su protección.

Su tamaño es mayor de lo habitual. Igual ocurre con sus orejas. Su pelaje es más denso y los caninos están más desarrollados que los de un gato doméstico. A pesar de que a simple vista pueda parecer un felino normal, no lo es en absoluto. «De lo que estamos seguros es que no es un gato doméstico. Sus características, su ADN, es diferente», ha asegurado a la prensa francesa el responsable de la investigación en Córcega de la ONCFS, Pierre Benedetti.

Una nueva subespecie salvaje

Esta nueva subespecie salvaje ronda los bosques de Asco, en la isla francesa de Córcega. Los investigadores han logrado identificar a dieciséis ejemplares y han analizado a una docena de ellos, incluyendo una hembra. Miden alrededor de noventa centímetros desde la cabeza a su larga cola –que muestra unos anillos de color oscuro–, sus orejas son anchas, sus dientes muy afilados y sus bigotes cortos. El pelaje es de color grisáceo.

«Estamos ante una subespecie natural salvaje que se conocía pero no se había registrado ya que se trata de un animal extremadamente discreto, con modales nocturnos. Este es un descubrimiento extraordinario», explica Benedetti. «El análisis de su ADN lo distingue del gato montés europeo (Felis silvestris silvestris) y, a la vez, lo sitúa cerca del gato africano de bosque (Felis silvestris lybica), aunque su identidad exacta aún está por determinarse», continua el investigador.

El gato zorro, del mito a la realidad

«Este animal forma parte de la mitología de nuestros pastores. Contaban que estos gatos forestales atacaban las ubres de sus ovejas y cabras. Es a partir de ese relato, transmitido de generación en generación, que comenzamos nuestras investigaciones», ha contado Carlu-Antone Cecchini, miembro de la investigación, a la AFP.

De mito a realidad. El objetivo ahora es lograr la protección de este curioso felino.

Siguiente noticia

La migración del aguilucho cenizo, al detalle

Siguiente noticia

¿Qué son las salpas? Unos seres extraordinarios