Portada » Planeta » Día mundial del agua: la respuesta está en la naturaleza

Día mundial del agua: la respuesta está en la naturaleza

0
Acciones
Pinterest Google+

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) recomendó en 1992 en Río de Janeiro la creación de un día internacional dedicado al agua. La Asamblea General de las Naciones Unidas no se lo pensó e instauró el 22 de marzo de 1993 el primer Día Mundial del Agua. Desde entonces, cada inicio de la primavera arranca con una jornada de reflexión sobre la importancia de este preciado líquido para la vida.

La humanidad necesita agua. Así arranca el alegato en defensa de este elemento por parte de Naciones Unidas. “Una gota de agua es flexible. Una gota de agua es poderosa. Una gota de agua es más necesaria que nunca”, afirman los creadores de este día.

Objetivo del Día Mundial del Agua

En 2018, el Día Mundial del Agua se centra en explorar cómo la naturaleza puede ayudar a superar los desafíos que plantea el agua en el siglo XXI. En definitiva, la respuesta está en la naturaleza. Las inundaciones, sequías y la contaminación del agua se agravan con la degradación de la cubierta vegetal, los suelos, los ríos y los lagos.

Cuando descuidamos los ecosistemas, dificultamos el acceso a los recursos hídricos, imprescindibles para sobrevivir y prosperar. Las soluciones naturales pueden dar respuesta a muchos de los desafíos relacionados con el agua.

Las cifras son abrumadoras. Unos dos mil cien millones de personas en todo el planeta no pueden acceder a agua potable que haya sido tratada de forma segura. Además, la demanda de agua crecerá hasta un treinta por ciento hasta el año 2050. Y eso no es todo. La población seguirá creciendo y necesitando agua. De aquí a 2050 se estima que dos de cada cinco seres humanos podrán estar expuestos a la devastación de las inundaciones.

¿Qué podemos hacer?

Queda mucho por hacer para implantar las infraestructuras ecológicas y armonizarlas con las tradicionales allí donde sea posible. Plantar bosques, reconectar los ríos con las llanuras aluviales y restaurar los humedales devolverá el equilibrio al ciclo del agua, además de mejorar la salud pública y los medios de vida.

El Objetivo de Desarrollo número 6, Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos, incluye una meta de reducir a la mitad la proporción de agua dilapidada y aumentar su reciclaje.

Datos sobre el agua

  • Mundialmente, más del 80% de las aguas residuales que generamos vuelve a los ecosistemas sin ser tratada ni reciclada.
  • 1800 millones de personas usan una fuente de agua contaminada por material fecal, lo que las pone en riesgo de contraer el cólera, la disentería, el tifus o la polio. El agua no potable y unas pobres infraestructuras sanitarias, así como la falta de higiene, causa alrededor de 842 000 muertes al año.
  • Las oportunidades de explotar las aguas residuales como un recurso son enormes. El agua tratada de una forma segura es una fuente sostenible y asequible de agua y energía, así como para obtener nutrientes y otros materiales recuperables.

Siguiente noticia

Adiós al último macho de rinoceronte blanco del norte

Siguiente noticia

Historias del agua, por Mustafah Abdulaziz