Portada » Lince » Dos linces más liberados en Toledo

Dos linces más liberados en Toledo

0
Acciones
Pinterest Google+

Se han soltado dos ejemplares de linces ibéricos en los Montes de Toledo gracias al proyecto Life+Iberlince. La finalidad de esta iniciativa es la de conservar esta especie en su medio natural. Para el 2016, se pretenden soltar alrededor de unos 10 ejemplares –incluidos estos últimos–. Moruno y Mazapán, procedentes de El Acebuche (Huelva) y Zarza de Granadilla (Cáceres), ya forman parte de este entorno en Toledo. Se unen a los ya liberados en años anteriores, como Mosto y Morgana, un macho nacido en el zoo de Jerez de la Frontera y trasladado a el centro de cría de Huelva y una hembra de La Olivilla (Jaén), que también fueron puestos en libertad en la zona.

Este proyecto está dando buenos resultados. Entre enero y mayo de 2016, se han soltado varios linces ibéricos en los Montes de Toledo, como Malvasia, Marchés, Malabar y Mirabel. Los últimos incorporados, Moruno y Mazapán, llevan un collar emisor para poder ser observados a través de localizadores GPS. Su liberación se produce días después de conocer el nacimiento de ocho cachorros en el mismo área, cuatro de la hembra Keres y otros cuatro de Kuna.

La reintroducción del lince ibérico 

La reintroducción del lince ibérico en el medio natural parece que funciona. Mejora año a año. La temporada anterior se registraron unos 404 ejemplares, datos fantásticos para la recuperación del felino.

Este programa ha experimentado una evolución positiva debido a la gran implicación de las poblaciones locales, de los propietarios de las fincas privadas y de las sociedades de cazadores a la hora de proteger a estos animales. Además, tanto los agentes medioambientales como los técnicos del proyecto Life+Iberlince tienen un papel imprescindible.

La comunidad de Castilla-La Mancha tiene actualmente dos áreas relevantes para llevar a cabo la protección del lince ibérico: Sierra Morena-Campo de Calatrava y los famosos Montes de Toledo. En ambos espacios, los socios de este proyecto desenvuelven numerosos actividades técnicas orientadas a la determinación de la cantidad de conejos –el principal alimento del lince– y a la calidad del entorno natural.

Siguiente noticia

Así suena la extinción

Siguiente noticia

La caza furtiva del rinoceronte desciende en Sudáfrica