Portada » Mundo Marino » El ecoturismo que salva tortugas marinas

El ecoturismo que salva tortugas marinas

3
Acciones
Pinterest Google+

La asociación Kowabunga quiere ayudar a la conservación del estado mexicano de Oaxaca. Un proyecto que nace gracias al trabajo final de carrera de la española Clara Cordón y a la inspiración del famoso grito de guerra utilizado por las tortugas ninjas, ¡Kowabunga! Un viaje de 15 días para apreciar la naturaleza de la zona y ver en primera persona el desove de las tortugas marinas.

El objetivo principal de estos asociados es mantener a salvo esta especie catalogada como “en peligro de extinción” y concienciar a la población que reside en esta localidad mexicana de la importancia de respetar su hábitat.

Las tortugas marinas están poblando la tierra desde hace 60 millones de años. Como bien aclara Cordón, han sobrevivido a muchas catástrofes y hemos sido los seres humanos los que hemos hecho que estén en peligro. ¿Las causas? La falta de conciencia y la construcción de edificios en zonas de anidación, entre otras.

La asociación trabaja en una comunidad indígena en Oaxaca, rodeada de kilómetros de playas salvajes. “Algunos de sus habitantes son personas con muy pocos recursos acostumbradas a ganarse la vida esquilmando la naturaleza. Muchos de ellos cazan tortugas para comer como cazan cocodrilos u otros animales. Deben saber que la naturaleza puede seguir dándoles de comer sin la necesidad de devastarla”, afirma Clara.

Ecoturismo responsable
El proyecto Kowabunga consiste en un viaje estival de dos semanas de duración. En la primera de ellas los ecoturistas se asientan en un campamento llamado “tortuguero”, especialmente diseñado para la observación del desove de las hembras y la liberación de las crías. En la segunda semana se realiza un recorrido de interés turístico, ecológico y arquitectónico por Oaxaca.

“Lo primero que tiene que oler una tortuga al nacer es la tierra, porque será solo ahí donde volverá cuando sea adulta para reproducirse. Si una persona saca la tortuga del huevo y la toca, lo primero que va a oler esa cría será la piel humana y no va a saber identificar la tierra en la que ha nacido y, en consecuencia, no se va a reproducir nunca”

Talleres de educación ambiental
Además de los citados viajes, la asociación también organiza talleres en México y España sobre educación medioambiental. Están especialmente dirigidos a los niños, que disponen de mucho tiempo libre y hay que conseguir que se impliquen en el entorno que los rodea para que adquieran una responsabilidad con la naturaleza.

Siguiente noticia

Unas 1.300 especies de aves están amenazas en el mundo

Siguiente noticia

El animal que puede resistir las condiciones más extremas de la naturaleza