Home»Aves»El escribano aureolado pierde el 90% de población

El escribano aureolado pierde el 90% de población

1
Acciones
Pinterest Google+

El escribano aureolado, una de las especies de aves más abundantes de Eurasia ha reducido su población en un 90% y retrocedido su área de distribución en 5.000 kilómetros desde 1980, según muestra un reciente estudio publicado en la revista científica Conservation Biology. Esta especié llegó a extenderse sobre amplias áreas de Europa y Asia, desde Finlandia hasta Japón. Sin embargo, nuevas investigaciones sugieren que las cuotas insostenibles de caza, principalmente en China, han contribuido no solo a una catastrófica pérdida de número de ejemplares en este país sino en toda su área de distribución actual.

“La magnitud y velocidad del declive no tiene precedentes entre aves distribuidas sobre un área tan extensa, con la excepción de la paloma migratoria americana, extinguida en 1914 debido a la caza a gran escala”, afirma Johannes Kamp de la Universidad de Münster y autor principal del artículo. “Los altos niveles de caza también parecen ser los responsables del declive observado en el escribano aureolado”, alerta Kamp. No en vano, el pasado 1 de septiembre de 2014 SEO/BirdLife recordaba en el blog Un siglo sin la paloma migratoria americana la cadena de circunstancias que llevaron a esta columbiforme a la extinción total. El año pasado se cumplió un siglo de la desaparición de la que fue una de las especies más abundantes y ampliamente distribuidas de Norteamérica.

Disminución de vértigo

El escribano aureolado ya ha desaparecido en Europa oriental, en la zona de Rusia colindante con Europa, en amplias partes de Siberia occidental y central, y en Japón. Durante la migración y en los territorios de invernada, los ejemplares de esta especie se reúnen en grandes bandadas en dormideros nocturnos haciendo que sean fáciles de atrapar en grandes cantidades. Estas aves se han cazado tradicionalmente para comer en estos dormideros usando redes. La caza de esta especie –conocida en China como “el pájaro arroz”- fue prohibida en este país en 1997. Sin embargo, millones de estos escribanos y otras aves canoras todavía se seguían cazando para comer y vender en el mercado negro al menos hasta finales de 2013. El consumo de estos pájaros se ha incrementado como consecuencia del crecimiento económico y la prosperidad en el este asiático, con una estima en el año 2001 de un millón de escribanos aureolados capturados solamente en la provincia china de Guangdong.

“La caza ilegal de aves es una amenaza global para la biodiversidad que hay que abordar a escala internacional y en cada uno de los continentes. En Europa hay varias iniciativas, entre las que destaca la Red de Abogados Ambientales Contra el Crimen Ambiental, liderado por SEO/BirdLife”, afirma Juan Carlos Atienza, director de Conservación de SEO/BirdLife”.

Coordinación entre países

“Para invertir este declive necesitamos educar mejor a la gente de las consecuencias de comer animales silvestres. También necesitamos un mejor y más eficiente sistema de información para hacer cumplir la ley”, recalca Simba Chan, técnico de Conservación en BirdLife International. “La historia del escribano aureolado ilustra lo poco que sabemos acerca de las tendencias poblacionales de muchas especies en esta región. Hay crecientes evidencias de que estos declives son parte de problemas más amplios para las aves asiáticas. Necesitamos, por tanto, entender mejor estas amenazas con el fin de abordarlos de manera más eficaz“, concluye Chab.

Se necesitan acciones de seguimiento urgentes y coordinadas en Asia oriental. Sin embargo, lograr un nuevo acuerdo entre China, Japón, la República de Corea y Rusia sería el primer paso para desarrollar un seguimiento coordinado de aves migratorias a lo largo de la región. La situación es actualmente tan seria que el Convenio de Especies Migratorias está de acuerdo en desarrollar un completo plan de acción internacional para la recuperación del escribano aureolado para 2017”.

“En la última década el turismo ornitológico se ha popularizado mucho en China. Los amantes de las aves jugarán un importante papel en la recopilación de datos”, explica Simba Chan. “Ahora es el momento de dar a conocer este preocupante declive por toda la región, movilizando a la ciudadanía en acciones de conservación”.

 

Siguiente noticia

Nuevas zonas de protección en el Mediterráneo

Siguiente noticia

Exploran los ecosistemas profundos de Chipre