Portada » Aves » El ibis eremita vuelve gracias a ejemplares proyectos

El ibis eremita vuelve gracias a ejemplares proyectos

0
Acciones
Pinterest Google+

Mide unos 75 centímetros de longitud, tiene un plumaje negro brilloso y un pico largo muy distinguido pero, a no ser que hayas ido a Marruecos o a Siria, es poco probable que lo hayas visto. Se trata del ibis eremita. Un pájaro que en siglos pasados abundaba en Europa Central pero que después pasó a estar en peligro crítico de extinción. ¿Las causas? Puede que las variaciones climáticas y la influencia del hombre. Era urgente y necesario hacer algo para no perder a este ave.

La Junta de Andalucía fue la primera que inició en 2004 la liberación de los ibis nacidos en cautividad en Andalucía. Afirmó que era necesario garantizar el seguimiento de la población durante los próximos años para poder llevar a cabo un manejo eficaz y aprovechar una oportunidad única de aprender de cara a futuros proyectos de reintroducción a nivel mundial que se plantearían a la luz de los resultados obtenidos de éste.

En 2015, La Sociedad Gaditana de Historia Natural comenzó en una iniciativa interesante para recuperar la especie. El objetivo del proyecto –aún en ejecución– era el de proteger a una incipiente colonia localizada en la Torre de Castilnovo, en Conil de la Frontera (Cádiz). Para ello, se puso en marcha un programa de voluntariado para el seguimiento y vigilancia de los ibis eremitas en libertad y para actividades de educación y sensibilización de la especie. Después de un año, desde la misma afirman que: “Afortunadamente hay cada vez más personas concienciadas con la necesidad de conservar especies en peligro de extinción. Es importante que esta idea se inculquen desde temprana edad, por eso una parte importante del proyecto ha sido la visita a las escuelas de Conil para contar a los niños la importancia que tiene que se establezca allí una colonia de esta especie tan amenazada”.

“El objetivo es fijar allí una colonia y por el momento sólo hay una pareja”, destacan desde la sociedad, además de añadir que no están tan satisfechos, pero sí con la campaña educativa así como de las medidas tomadas para facilitar que los ibis lleguen a instalarse en la Torre de Castilnovo.

A partir de la utilización de cámaras con pértiga en los nidos y un nuevo método basado en introducción de huevos en los mismos, este programa ha dado buenos resultados. Un ejemplo a seguir para iniciativas de reintroducción futuras.

Siguiente noticia

Plástico en el estómago de las aves marinas

Siguiente noticia

Valencia se suma a la recuperación del lince ibérico