Portada » Lince » El lince que recibió 300 balines de escopeta

El lince que recibió 300 balines de escopeta

3
Acciones
Pinterest Google+

Uno, dos, tres y así hasta trescientos. Ese fue el número de balines que recibió Marvel, un macho de lince ibérico nacido en 2015. Además, un disparo a bocajarro –e intencionado– acabó con su vida en Córdoba. El ejemplar pertenecía a la población de linces del río cordobés Guadalmellato. Su cadáver fue encontrado el 28 de diciembre gracias al radiocollar que llevaba colocado.

Así lo ha anunciado Miguel Simón, biólogo y director del programa Life + Iberlince. También ha indicado que el cadáver fue trasladado al centro de Málaga y allí se le hizo una radiografía para mostrar la causa de la muerte. Un disparo a bocajarro. Además, en el cuerpo del lince se detectó la presencia de más de trescientos balines de escopeta.

Tuit de @miguelsimon03
Tuit de @miguelsimon03

¿Cuántos cartuchos le dispararon? Hay dudas al respecto, como indica el propio Simón. “Uno del 12, que es el más habitual, contiene unos 350 plomos, cada uno del tamaño de medio gramo de pimienta. Al disparar, los plomos se dispersan y se abren en forma de cono por lo que, a menor distancia, más plomos impactan”. Desde Life + Iberlince aportarán toda la información a la Guardia Civil, que ya está investigando el suceso. Una muerte que parece intencionada por la cantidad de plomos que tenía el animal.

Guadalmellato, reintroducción del lince

Al área de Guadalmellato no es un área de reintroducción en sí, sino que es una zona de población de linces donde habita un centenar de ejemplares. Aquí, las parejas se reproducen de forma natural y solo se sueltan un par de animales al año con intereses genéticos. Marvel nació allí en libertad hace tres años, edad en la que se hacen adultos. Incluso es posible que se hubiese reproducido por primera vez en el celo de diciembre.

Este ejemplar portaba un collar de radiofrecuencia para estudiar sus movimientos y hábitos. Vivía al límite de su zona de población, con el AVE al lado y las poblaciones de Villafranca de Córdoba y la propia capital cordobesa. Como dato, aproximadamente el veinte por ciento de los linces en libertad están radiomarcados.

Datos sobre el lince

El Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF, afirmó hace unos días a Europa Press que en el 2018 han fallecido al menos veintisiete linces atropellados. Es, por tanto, el segundo año con mayor número de muertes de linces por atropellos de la historia. Sin embargo, no todos los datos son negativos. El Ministerio de Transición Ecológica también ha explicado que los datos provisionales de 2018 arrojan una cifra de 125 cachorros nacidos en el año. Y que con el ochenta por ciento de los datos parece que la cantidad de linces en 2018 superará la de 2017.

El 31 de diciembre de 2018 finaliza el actual programa europeo Iberlince. Ahora se redactará el siguiente programa y deberá ser aprobado desde Bruselas.

Siguiente noticia

Más calor, más hembras de tortuga verde

Siguiente noticia

Una cámara queda atrapada por la lava de un volcán y continúa grabando