Portada » Aves » El loro orejiamarillo y su “milagrosa” recuperación

El loro orejiamarillo y su “milagrosa” recuperación

1
Acciones
Pinterest Google+

Allá por el año 1998 saltaron las alarmas. El loro orejiamarillo –especie endémica de los Andes colombianos– había desaparecido. O eso se creía, pues ahora se ha llegado a recuperar la especie gracias a un proyecto de conservación promovido por una fundación canaria y una ONG de Colombia. En la actualidad se contabilizan unos dos mil seiscientos ejemplares del loro orejiamarillo.

Se trata de una especie que solo anida en la palmera de cera, conocido por ser el árbol nacional de Colombia. A su vez, esta especie arbórea también está en peligro de extinción, tanto por la pérdida de los bosques como por el uso de sus hojas para procesiones religiosas.  “Esto es un desgaste enorme para esta palmera preciosa, la más alta del mundo, con un tronco muy fino que puede llegar a medir hasta 90 metros”, explicó a Efe David Waugh, director de Loro Parque Fundación.

Cuando todo parecía perdido, a finales de 1998 se localizaron en una cordillera central de los Andes colombianos una colonia con 82 ejemplares de loro orejiamarillo. Así nació la ONG Fundación Pro Aves, que contactó con la Fundación Loro Parque para emprender la protección de estos animales. Una colaboración importante, pues era necesaria para conocer los desplazamientos y hábitos reproductivos de esta especie. La Fundación Loro Parque ha contribuido desde 1999 con más de un millón de dólares.

2600 ejemplares de loro orejiamarillo

La zona se ha recolonizado, consiguiendo llegar a los dos mil seiscientos ejemplares. Un proyecto muy exitoso. “No sólo para el loro, sino para toda la comunidad ecológica, los bosques y los residentes allí, que ahora tienen garantizado el suministro constante de agua. Es una situación en la que todo el mundo gana”, explica Waugh.

Como curiosidad, hasta el mismísimo Vaticano se ha visto involucrado en la salvación del loro orejiamarillo, pues desde el proyecto se habló con los curas locales para evitar el uso de estas hojas de palmera de cera en las procesiones. Para lograr el apoyo de la iglesia en Colombia se envío un mensaje al Vaticano que sirviese de respaldo a la petición.

“El efecto es total, impresionante. En Colombia, el proyecto es conocido en toda la nación y tiene una importancia enorme a nivel local con la implicación de las municipalidades. En una de ellas se ha incluido al loro orejiamarillo en el escudo oficial”, afirma David Waugh.

Siguiente noticia

La medida de la niebla, el documental sobre el cambio climático

Siguiente noticia

La impresionante 'Deep Blue' en imágenes