Portada » Gente » El pianista de los elefantes maltratados

El pianista de los elefantes maltratados

0
Acciones
Pinterest Google+

Paul Barton es un pianista inglés jubilado que dedica buena parte de su tiempo a tocar para elefantes ancianos, discapacitados o que han sufrido explotación y maltrato en su vida.

Dejó East Yorkshire para mudarse a un santuario tailandés cercano a la ciudad de Kanchanaburi con el fin de devolver la felicidad a elefantes que lo necesitan. A través de su habilidad para el piano, el músico de 57 años de edad hace más llevadero el último tramo de vida de los animales.

El flechazo de Paul con el lugar y sus huéspedes se produjo en 2011, cuando acudió de visita turística a la zona. Desde ese momento, supo que quería dedicar el resto de su vida a ayudar a los elefantes rescatados en el santuario y no dudó en ofrecerse para hacerlo de la manera que mejor sabe. Con música, que, a finde cuentas, amansa a las fieras.
El primer momento de magia que se produjo desde que se sentó a tocar en la selva dejaba claro que la música agradaba a los elefantes. Fue con una pieza de Beethoven y un elefante ciego llamado Parla. “Cuando escuchó Beethoven dejó de comer, se detuvo y escuchó la música con la hierba saliendo de su boca”, recuerda Barton. Parla murió poco después víctima de la infección que le provocó la extracción de los colmillos por parte de un furtivo y que también era la causa de su ceguera.

Han pasado siete años desde aquel primer concierto que maravilló a Barton con la capacidad del paquidermo para apreciar su música. En estos años, Paul ha tocado para casi treinta elefantes observando las distintas reacciones que la música provoca en los animales que se acercan libremente a escucharlo. “Algunos elefantes se acercan mucho al piano por su propia voluntad. Incluso llegan a poner su trompa sobre el piano. Algunos sostienen su trompa en la boca cuando escuchan, otros comienzan a balancearse con el ritmo de la música. Algunos elefantes más jóvenes pueden sorprenderse mucho con el sonido y correrán repentinamente alrededor del piano”, comenta el inglés.

Siguiente noticia

El festival de las grullas

Siguiente noticia

Los Mares Circulares de Coca-Cola