Portada » Mamíferos » El elefante africano en el Parque de Cabárceno

El elefante africano en el Parque de Cabárceno

0
Acciones
Pinterest Google+

Ciento trece kilos es lo que ha pesado el segundo ejemplar de elefante africano en nacer en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno en menos de un mes. Con esta cría, este entorno natural ve cómo aumenta la familia de esta especie en peligro de extinción. El Parque de la Naturaleza de Cabárceno es la instalación con más nacimiento de elefante africano en cautividad a nivel mundial, con un total de 19 partos. Varios de ellos incluso son de segunda generación.

Esta nueva cría es una hembra, que ha necesitado cuidado especiales, ya que su madre la rechazó al nacer por ser un parto agresivo. La pequeña elefanta está en perfecto estado de salud y un equipo de cuidadores se encarga de criarla con biberón. En una sola semana el animal ha engordado dos kilos. Se espera que en pocas semanas puedan sacarlo al recinto exterior para que se familiarice con el entorno, vea a los otros miembros de la manada y tome un poco el sol. Eso sí, habrá que esperar unos cinco años para ver cómo se integra en la familia. No obstante, su carácter y el hecho de que naciese otra cría a principios de mes, harán más fácil su adaptación. La madre es Kenia, una elefanta de 16 años que también nació en este parque.

Elefante africano fuera de África

El parque de Cabárceno es el recinto que alberga más ejemplares de elefante africano que viven fuera de su continente de origen, con un total de dieciséis. Este entorno de Cantabria es todo un referente en el mundo para el desarrollo de programas de investigación relacionados con la reproducción de esta especie en peligro de extinción. En total cuenta con veinticinco hectáreas y un gran establo de más de 1.000 metros cuadrados con una piscina con capacidad para más de cinco millones de litros de agua.

Pioneros en el desarrollo de investigaciones junto al Deutsches Primatenzentrum y la Universidad de Gottingen, en Alemania. El equipo veterinario ha podido saber tras cinco años de estudio una técnica que permite conocer exactamente el ciclo sexual de la hembra de elefante africano. Todo a través de medios no invasivos, como las muestras de heces y orina. Existen otros dos proyectos que tienen que ver con el comportamiento de los machos, sobre todo analizando su agresividad en determinadas épocas del año, un fenómeno conocido como Musht. También hay otra investigación relacionada con el efecto que tiene la alimentación en el desarrollo sexual de las hembras más jóvenes.

Siguiente noticia

El seguimiento científico de 15 buitres negros

Siguiente noticia

Especies marinas camino de la extinción