Home»RSE»ENEL, NUEVO PASO HACIA LA DESCARBONIZACIÓN

ENEL, NUEVO PASO HACIA LA DESCARBONIZACIÓN

0
Acciones
Pinterest Google+

Enel Green Power España (EGPE), la filial de energías renovables de Endesa, ha dado un nuevo paso en su estrategia para descarbonizar plenamente su mix de generación en 2050. Acaba de conectar a la red los parques eólicos de El Campo, La Estanca, Loma Gorda y Santo Domingo de Luna, en Zaragoza. La potencia total instalada es de 98 MW, y han supuesto una inversión de 100 millones de euros.

“Se trata de un gran paso adelante en la apuesta de Endesa por la producción de energía limpia, uno de los pilares de la política española de transición energética”ha explicado José Bogas, consejero delegado de Endesa.

Con estos parques, se eleva a ocho el número total de la compañía que han entrado en producción en Aragón en las últimas semanas, tras las plantas de Sierra Costera I (Teruel) y Campoliva I, Campoliva II y Primoral (Zaragoza).

Según la compañía, en la construcción de estos parques se ha aplicado el modelo de «Sitio de Construcción Sostenible» de Enel Green Power, que incluye la instalación de paneles solares fotovoltaicos para cubrir parte de las necesidades energéticas durante la obra. Además, se han adoptado medidas de ahorro de agua mediante la instalación de depósitos y sistemas de recogida de lluvia. Finalizados los trabajos, tanto los paneles fotovoltaicos como los equipos de ahorro de agua se donarán para su uso público.

Endesa gestiona actualmente más de 7.176 MW de capacidad renovable en España. De esta cifra, 4.701 MW son de generación hidráulica convencional. El resto, más de 2.468 MW, proceden de energía eólica (2.036 MW), solar (339 MW), minihidráulica (79 MW) y otras fuentes de energía renovable (14 MW). Endesa se ha marcado el hito de alcanzar 10,2 GW de capacidad instalada renovable en 2022 con una inversión total de unos 3.800 millones de euros.

Siguiente noticia

La cantidad de tierra agrícola ecológica en España

Siguiente noticia

Iberdrola, la más activa contra el cambio climático