Portada » Mamíferos » El guepardo asiático, al borde de la extinción

El guepardo asiático, al borde de la extinción

1
Acciones
Pinterest Google+

Cuarenta. Ese es el número de ejemplares de guepardo asiático que sobreviven en el mundo. Hace unos años la población de este felino se extendía por varios países de Asia, desde Arabia Saudí hasta la India. Hoy, solo podemos encontrarlo en Irán, aunque la situación de la especie en este país tampoco es demasiado esperanzadora.

De extenderse por prácticamente todo Oriente Medio, a limitar su presencia a siete provincias iraníes: Yazd, Semnan, Kerman, Isfahan, Sur-Khorasan, Razavi-Jorasán, y Khorasan. Pero lo más preocupante es que, de las escasas cuatro decenas de guepardos asiáticos que sobreviven, tan solo dos son hembras. Además, en todo el país solo existe una pareja de estos felinos – Koushki y Delbar – viviendo en cautividad, en el Parque Pardistán.

Todo ello dificulta aún más la reproducción de la especie, ya por naturaleza más complicada que en otros felinos. Morteza Eslami, jefe de la ICS (Sociedad Iraní del Guepardo), explica en una entrevista a El Mundo que “la reproducción del guepardo asiático en cautividad es muy difícil. La tasa de éxito es menor del 30%. Además, métodos como la inseminación artificial resultan menos efectivos en los guepardos que en otros felinos. Hace un año y medio intentamos que Koushki fecundara a Delbar, pero aunque hubo cópula, no conseguimos el embarazo”.

¿Por qué desaparece el guepardo asiático?

Son varias las causas que han llevado a esta especie a una situación tan crítica. A la dificultad de reproducción del guepardo asiático, tenemos que sumar por un lado la destrucción progresiva de su hábitat natural, provocada por la construcción de minas y carreteras. Por otro, muchos ejemplares mueren atropellados en carreteras y caminos al migrar de una reserva a otra, una tendencia común en estos animales. Por último, la caza furtiva también está afectando a esta especie, ya que las manchas de su piel lo hacen muy atractivo.

Proyecto de recuperación del guepardo asiático

Para salvar la especie, la ICS ha iniciado un proceso de recuperación basado en tres líneas principales, según explica el propio Eslami:

  1. “El establecimiento de cámaras de vigilancia en su hábitat, con el fin de controlar la población y analizar sus movimientos”.
  2. La compra de licencias de pastoreo en zonas habitadas por guepardos asiáticos, “con el fin de asegurar su hábitat y reducir la mortalidad”.
  3. Adecuar las carreteras y caminos por los que se producen las migraciones de la especie para evitar los atropellos.

A ello, se suman una serie de peticiones al gobierno iraní, que la organización liderada por Morteza Eslami ha hecho. Buscan así la implicación de las autoridades en la protección del guepardo asiático. Entre ellas, están la protección del hábitat de esta especie, prohibiendo la construcción de minas y carreteras en zonas habitadas por estos felinos; el aumento de guardas forestales para terminar con la caza furtiva; y una mayor protección de los corredores por los que transitan estos animales.

Sin embargo, todas estas acciones y esfuerzos por parte de la ICS y las comunidades locales tan solo han conseguido ralentizar el proceso. La población del guepardo asiático sigue disminuyendo y, de no cambiar rápido la situación, la especie podría estar extinta en pocos años.

Siguiente noticia

Águilas perdiceras y su mortandad en balsas de riego

Siguiente noticia

Ante ti, el demonio negro de mar [Vídeo]