Portada » Curioso » El Flipflopi parte hacia Zanzíbar en la lucha contra el plástico

El Flipflopi parte hacia Zanzíbar en la lucha contra el plástico

0
Acciones
Pinterest Google+

Un sueño hecho realidad. Pocos se esperaban que cuando recogieron diez toneladas de plástico en la playa de Lamu (Kenia) en 2017 iban a servir para tanto. Fue la semilla del Flipflopi, el primer barco construido con plástico reciclado. Este navío fue bautizado como Flipflopi inspirado en las miles de chanclas –flip flop en inglés– que se utilizaron para su construcción. Ahora el barco sale a navegar para concienciar a la población del problema del plástico en los océanos.

El Flipflop ha superado cuatro meses de pruebas de navegación y cuenta con material de emergencia a bordo. La tripulación está formada por ocho personas y ya ha logrado todas las licencias necesarias para iniciar su andadura. En su primera expedición viajará desde Lamu hasta la isla de Zanzíbar, de Tanzania. El navío se detendrá en varios puntos de la costa keniata antes de poner rumbo a Zanzíbar.

Mapa de la ruta.
Mapa de la ruta.

Ciudades como Watamu, Kilifi, Mombasa y Diani serán algunas de las afortunadas que podrán recibir al Flipflop. El barco se detendrá aquí para organizar actividades y talleres educativos. La idea es enseñar de forma sencilla cómo se puede reutilizar el plástico. Además de esta expedición están previstas otras dos. De Mombasa a Nairobi, también en 2019, y de Kenia a Sudáfrica (Ciudad del Cabo) en 2021.

Kenia, líder en la lucha contra el plástico

«Se trata de una respuesta ciudadana, innovadora a inspiradora a uno de los problemas medioambientales más alarmantes de nuestra época», ha explicado Dipesh Pabari, uno de los fundadores del proyecto. Y es que Kenia lidera la lucha contar los plásticos de un solo uso en África. Hace año y medio prohibió las bolsas de este material e impuso multas de entre 16.000 y 32.500 euros y penas de hasta dos años de prisión para quienes las fabriquen, importen o usen.

El Flipflopi cuenta con la colaboración del a ONU dentro de su campaña ‘Clean Seas’ (Limpiar los mares). Esta aportación se suma a los cerca de 100.000 dólares gastados ya durante la fabricación del barco y el proceso de investigación.

“El barco no deja de ser un símbolo, el objetivo final es continuar nuestra campaña global contra el plástico de un solo uso”, asegura Pabari.

Flipflopi, la película

Siguiente noticia

Las mejores fotografías submarinas

Siguiente noticia

Día mundial de la educación ambiental