Portada » Mundo Marino » La grasa, la mejor aliada del coral contra el cambio climático

La grasa, la mejor aliada del coral contra el cambio climático

0
Acciones
Pinterest Google+

Si en el año 2014 supimos que las especies de coral que acumulaban grasa soportaban mejor el estrés por calor a corto plazo, un estudio reciente asegura que también lo hacen a largo plazo. Así al menos lo destaca el “Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences”, presentado a mediados de noviembre de 2015, una investigación dirigida por Verena Schoepf –investigadora de la Universidad de Australia Occidental–. De nuevo el cambio climático contra la naturaleza.

Los corales viven en simbiosis con las algas, que gracias a su fotosíntesis le proporcionan energía y colorido. Cuando se estresan, pierden las algas y, por lo tanto, se ralentiza el proceso de adquisición de energía para sobrevivir por lo que empiezan a consumir sus propios cuerpos. Aquellas especies que tienen más grasa para quemar, pueden recuperarse mejor.

¿Qué es el blanqueamiento?
Se conoce con este término a los episodios de estrés por calor que sufre el coral. Desde 1980 ya ha habido tres blanqueamientos a nivel global y los expertos están bastante seguro de que se producirán cada año a partir de finales de siglo. Cuando se estresan, los corales adquieren un color blanquecino.

“El blanqueo cambiará significativamente el futuro de los arrecifes de coral, con el coral sensible al calor incapaz de recuperarse», ha confirmado Andréa Grottoli –profesor de la escuela de ciencias de la tierra de la Universidad de Ohio–. Además, Schoepf es tajante, “eventos de blanqueamiento ya se han traducido en importantes cantidades de corales moribundos y causando impacto en los ecosistemas oceánicos, pero hasta ahora en gran parte se desconocía si podrían recuperarse”.

Esto es un gran problema, pero no solo para los corales, para el mundo marino y la naturaleza en general. Los arrecifes de este tipo de animal sirven de hogar y alimento para multitud de seres vivos en el agua.

Siguiente noticia

Un polluelo protagoniza un salto al vacío de 120 metros

Siguiente noticia

Desaparece el hongo más letal para los anfibios