Portada » RSE » Iberdrola contra el cambio climático

Iberdrola contra el cambio climático

0
Acciones
Pinterest Google+

Dos décadas son las que Iberdrola lleva dirigiendo sus acciones hasta una transición energética para un futuro sostenible. En total han invertido 95.000 millones de euros, consiguiendo que dos terceros de su capacidad instalada sea libre de emisiones. Y esto no es todo, las emisiones específicas que produce son inferiores en un 38 por ciento a la media del sector eléctrico en Europa.

La sostenibilidad forma parte cada vez más del eje de acción de numerosas empresas. Algo clave para la creación no solo de valor económico, también de valor medioambiental y social. Desde la llegada de Ignacio S. Galán a la presidencia de Iberdrola, las contribuciones de la compañía respaldan las negociaciones internacionales del cambio climático. Iberdrola ha participado en todas las Cumbres del Clima y ha apoyado el Acuerdo de París.

“Tenemos la obligación moral de parar el cambio climático. Tenemos que actuar ya… Hay que pasar de las palabras a los hechos y han de involucrarse todos los agentes implicados: Gobiernos, empresas y la sociedad civil”, explicaba Galán en su comparecencia en 2018 en Naciones Unidas en el marco de la cumbre de líderes UN Global Compact 2018. “Debemos incrementar la eficiencia en la utilización de los recursos naturales, y la electrificación de la economía a través de las energías renovables es un buen ejemplo”, continuaba el presidente de Iberdrola.

Los compromisos de Iberdrola

Para el año 2020, Iberdrola se ha comprometido a reducir su intensidad de emisiones de CO2 en un treinta por ciento respecto a sus nieveles de 2007 y en un cincuenta por ciento para 2030. El objetivo es situarlas por debajo de los 150 gramos por kWh. Y aún hay más. Para el 2050, el compromiso radica en ser una compañía neutra en carbono.

La inversión y la innovación de Iberdrola pretende convertir el problema del cambio climático en una oportunidad. Se trata de una de las principales compañías inversoras en tecnologías de baja emisión y es líder mundial en energía eólica. Entre 2018 y 2022 destinará 11.840 millones de euros a la generación de energías renovables.

Hace unos años que Iberdrola puso en marcha su Plan de Acción sobre el Cambio Climático. Este plan se centraba en cuatro áreas, a saber: el desempeño de un papel principal en las organizaciones internacionales más importantes y en las coaliciones empresariales; la implicación activa en las negociaciones internacionales en el Convenio Marco sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas; la implementación de un Plan de Concienciación Social con medidas internas y externas; y acciones internas para la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo.

Evitar la emisión de 60 millones de toneladas de CO2

Es importante destacar que hasta la fecha, Iberdrola ha evitado la emisión de 60 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera en los últimos tres años. Tras los seis primeros meses del 2018, el sesenta y siete por ciento de la capacidad total instalada de Iberdrola es libre de emisiones y el sesenta por ciento es de energías renovables.

Desde el año 2001 Iberdrola ha invertido casi cien mil millones de euros en energía renovable. Desde hidroeléctrica, hasta eólica –onshore y offshore– y fotovoltaica solar. También en redes que integran estas energías en almacenamiento eficiente. Cifras que sitúan a Iberdrola como líder mundial en energía renovable, destacando en la producción de energía eólica.

Siguiente noticia

Japón y la caza de ballenas

Siguiente noticia

Renacer, el proyecto sostenible de One Oak