Portada » Mundo Marino » La ballena minke, el comecocos de la Antártida

La ballena minke, el comecocos de la Antártida

0
Acciones
Pinterest Google+

La ballena minke, que habita en las aguas de la Antártida, ha sido grabada por primera vez en su comportamiento habitual. Y lo más sorprendente ha sido su forma de alimentarse que recuerda al mítico comecocos de los vídeo juegos.

Ha sido durante un estudio sobre los hábitos de los cetáceos cuando se ha podido observar el curioso movimiento de las minke, una especie muy escurridiza que no ha podido ser grabada nunca antes en ese contexto. Para alimentarse abre y cierra la boca de una manera similar al protagonista de Pac-Man, ayudándose de unos impulsos en los que alcanza los 24 kilómetros hora en cada embestida y unos pliegues en su boca que le ayudan a capturar el alimento.

“Lo más notable fue la frecuencia de las embestidas y la rapidez con la que procesa el agua y se alimenta nuevamente, repitiendo esta tarea cada diez segundos durante la inmersión para alimentarse. Era como un Pac-man que comía continuamente”, comentó el director del estudio, Ari Friedlaender. El agua que absorve en cada “bocado” está cargada de krill o peces diminutos que filtra con las barbas —un dentado similar a un peine— de sus maxilares.

Amenazas en su entorno

El hábitat de las ballenas minke está amenazado por dos razones principales. La primera, el cambio climático que ya ha tenido consecuencias como un retraso de dos meses en la formación del hielo, ya que estas ballenas pueden alimentarse en el agua congelada. La segunda es la pesca de krill en zonas como la península Antártica y el Arco Scotia.

Siguiente noticia

La conservación de las abejas, crucial para la polinización

Siguiente noticia

Borneo y sus orangutanes, en peligro