Portada » Mamíferos » La caza furtiva de elefantes y el comercio ilegal de marfil se triplica en África

La caza furtiva de elefantes y el comercio ilegal de marfil se triplica en África

0
Acciones
Pinterest Google+

Las poblaciones de elefantes en África siguen gravemente amenazadas por el crecimiento del comercio ilegal de marfil, doblando el número de elefantes muertos y triplicándose la cantidad de marfil incautado en la última década, según el último informe sobre la crisis del elefante africano, presentado en la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas que se celebra hasta el 14 de marzo en Bangkok.

 

El incremento de la caza furtiva, así como la pérdida de los hábitats serían otras de las principales amenazas para la supervivencia de las poblaciones de elefantes en África central, así como otras poblaciones hasta entonces seguras ubicadas en el oeste, sur y este de África.

 

Elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la Red de Monitoreo del Comercio de la Vida Salvaje (TRAFFIC), el informe señala que el monitoreo sistemático de grandes decomisos de marfil que tienen como destino Asia es un indicador de que hay redes delictivas implicadas, cada vez más activas y arraigadas en el tráfico de marfil entre África y Asia.

 

De hecho, según el documento las grandes incautaciones de marfil (envíos de más de 800 kg) con destino a Asia se han duplicado desde 2009 alcanzando su máximo histórico en 2011. Y a escala mundial, la actividad ilegal del comercio de marfil se habría duplicado desde 2007, siendo ahora tres veces más grande de lo que era en 1998. La prevalencia de los mercados nacionales de marfil no regulados en muchas ciudades de África, así como el número creciente de ciudadanos asiáticos que residen en el continente también estarían facilitando el comercio ilegal de marfil fuera de África, apunta el informe.

 

Respecto a la caza furtiva, sólo en 2011 se estima que unos 17.000 elefantes fueron cazados de manera ilegal y los datos iniciales de 2012 reflejan que la situación no ha mejorado. Según los expertos, esta práctica se estaría extendiendo principalmente como resultado de una gobernanza débil y una creciente demanda de marfil ilegal por las economías asiáticas de rápido crecimiento, en particular China, principal mercado de destino. A estos factores habría que añadir el hecho de que estos altos niveles de caza furtiva estarían facilitados por los conflictos, con un escenario de anarquía y abundancia de armas pequeñas, que proporcionarían “las condiciones óptimas” para la matanza ilegal de elefantes.

 

Por último, el informe alerta de otra gran amenaza a largo plazo para la supervivencia de la especie: la creciente pérdida de los hábitats debido a un rápido crecimiento de la población humana y la conversión a gran escala de tierras para la agricultura que abastezcan a los mercados internacionales.

 

Fuente: www.unep.org

Siguiente noticia

Oceana pide ampliar el Parque Nacional de Cabrera para proteger los fondos marinos

Siguiente noticia

Presentados los primeros resultados de los Proyectos Cero sobre Especies Amenazadas