Portada » Ciencia » La Hispalense colabora en el ecosistema de los Pandas Gigantes de China

La Hispalense colabora en el ecosistema de los Pandas Gigantes de China

0
Acciones
Pinterest Google+

Oso panda gigante

El grupo de investigación en Computación Natural de la Universidad de Sevilla ha iniciado un nuevo proyecto en colaboración con el Research Base of Giant Panda Breeding de Chengdu (China) con el objetivo de diseñar un plan de gestión del ecosistema de la especie en cautividad. Tras desarrollar un primer prototipo, se trata de diseñar estrategias de gestión de un ecosistema de los pandas en estado salvaje, así como de ecosistemas híbridos.

Desde su homologación en 2003 dentro del Plan Andaluz de Investigación de la Junta de Andalucía, trabaja con teorías matemáticas para dar soluciones a problemas importantes del mundo real, tanto teóricos como prácticos. Esas teorías están inspiradas en la forma en que las células de los organismos vivos  realizan procesos que se pueden interpretar como procedimientos de cálculos. Es lo que George Paun acuñó  a finales de 1998 como Membrane Computing, o computación celular con membranas.

“Estas raras teorías basadas en el comportamiento celular nos han permitido, por una parte, desarrollar técnicas absolutamente novedosas para abordar el famoso problema P versus NP, formulado por S. Cook en 1971, cuya resolución tendrá repercusiones de gran impacto económico y, por otra, estudiar y analizar sistemas complejos de muy diversa índole, como rutas señalizadoras de proteínas relevantes en la génesis de tumores, diagnosis de fallos en centrales eléctricas o simulaciones de ecosistemas reales”, explica el catedrático de la Universidad de Sevilla y responsable del equipo,  Mario de Jesús Pérez Jiménez.

Además de este nuevo proyecto con los Pandas Gigantes, Mario de Jesús Pérez ha dirigido estudios para el diseño de gestión de diversos ecosistemas en la zona pirenaico catalana, en el pirineo navarro y en Swaziland, Sudáfrica, relacionados con especies en peligro de extinción como son el quebrantahuesos y otros pájaros carroñeros. Así mismo, en el pantano de Ribarroja en la zona del Ebro, los investigadores han puesto en marcha un mecanismo de control de una especie exótica invasora, el mejillón cebra, que altera el desarrollo sostenible del ecosistema y, además, daña gravemente las instalaciones eléctricas gestionadas por Endesa S.A.

Siguiente noticia

50 años de la Estación Biológica de Doñana

Siguiente noticia

Localizan poblaciones de coquina guarrera, un molusco vulnerable, en Andalucía