Portada » Mamíferos » La nutria y la rata de agua están bien conservadas en Arribes del Duero

La nutria y la rata de agua están bien conservadas en Arribes del Duero

0
Acciones
Pinterest Google+

La nutria paleártica y la rata de agua presentan un buen grado de conservación en el Parque Natural Arribes del Duero, que comparten las provincias de Zamora y Salamanca.

En el caso de la nutria, se sabe que su presencia es constante en Arribes porque se han realizado estudios durante años. El caso de la rata de agua es más complicado hacer un balance, ya que se sabe muy poco de su presencia en Arribes, no hay datos ni estudios previos. Además, en el conjunto de la Península Ibérica se ha observado una reducción de hasta un 30% en los últimos años, pero la carencia de estudios previos en la zona impide realizar comparaciones.

En cualquier caso, la rata de agua se ha localizado en la mayoría de los lugares y tiene a su favor un dato importante: uno de sus principales depredadores, el visón, apenas tiene presencia en Arribes. Este animal introducido por el hombre tiene una gran capacidad de adaptación y se ha expandido muy rápido. De hecho, hay indicios de su presencia en esta zona, ya que ha sido puntualmente localizado por investigadores de la Universidad de Salamanca, pero no parece estar asentada una forma permanente.

Al contrario que la rata de agua, la nutria es un animal protegido y está en proceso de recuperación en toda la península desde que sufriera una fuerte regresión en la década de 1970. En este caso, los científicos pueden afirmar con mayor seguridad que su estado de conservación en Arribes del Duero es bueno.

En cualquier caso, los científicos consideran que sería necesario mantener un seguimiento constante sobre el comportamiento de estas especies. «Habría que establecer estudios a lo largo del tiempo para poder hacer comparativas», apunta Andrés Rodríguez. De hecho, en el caso de la nutria se realizan sondeos nacionales cada 10 años, pero en un entorno tan reducido como el Parque Natural convendría realizar muestreos cada dos o tres años como mucho, opina el experto.

Como para cualquier otro animal, la alteración del hábitat es la principal amenaza de las nutrias y de las ratas de agua. Estas dos especies necesitan que estén bien conservados los cursos de los ríos, pero también requieren una buena cobertura vegetal, que a la nutria le sirve como refugio y que para la rata es un elemento esencial para escapar de los depredadores.

Siguiente noticia

La provincia argentina de Chubut tenía icebergs gigantes hace 20.000 años

Siguiente noticia

Telefónica inicia una campaña de reforestación en cinco espacios protegidos