Home»Aves»La perdiz roja, el cernícalo vulgar y otras aves comunes pierden población en invierno

La perdiz roja, el cernícalo vulgar y otras aves comunes pierden población en invierno

0
Acciones
Pinterest Google+

Algunas de las aves más comunes de España, como la perdiz roja o el cernícalo vulgar, han experimentado un declive de sus poblaciones a lo largo de todo el año, según los censos sistemáticos que lleva a cabo SEO/BirdLife por todo el territorio. Gracias al programa de seguimiento Sacin que evalúa la tendencia de las aves en invierno, con la participación de más de 600 ornitólogos voluntarios desde 2008, se empiezan a tener resultados indicativos de la evolución de las poblaciones de aves en época invernal.

Entre las especies que pierden efectivos en la época más fría del año están algunas tan populares como la perdiz roja y el cernícalo vulgar, además del alcaudón real, la calandria común, la cogujada común y la curruca rabilarga. Se da la circunstancia, además, de que la tendencia poblacional de estas especies en invierno coincide con la observada en primavera. Esto es de especial preocupación pues se observa declive también en una época del año, invierno, donde puede haber ejemplares procedentes del sur de Francia en nuestro territorio y estos efectivos también están mermando.

Desde 1998 SEO/BirdLife lleva a cabo también un seguimiento de las aves comunes en primavera que acumula observaciones repetidas anualmente en cerca de 20.000 puntos en nuestro territorio para más de 125 especies y permite trazar la tendencia de los efectivos de nuestra avifauna. Los estudios de primavera han demostrado que en España se experimenta un descenso general de las especies ligadas a ambientes agrarios y un aumento de las aves generalistas propias de medios forestales. Los censos invernales vienen ahora a confirmar esa tendencia, pues muestran el descenso en todas las estaciones de especies agrarias como la perdiz roja, el cernícalo vulgar, el alcaudón real, la calandria común, la cogujada común y la curruca rabilarga

Este declive se relaciona con "la evolución que están sufriendo los paisajes" españoles en los últimos años, explica Juan Carlos del Moral, coordinador del Área de Seguimiento de Avifauna de SEO/BirdLife. "Los ambientes agrarios han sufrido cambios drásticos y rápidos por la intensificación de la agricultura y el uso de productos fitosanitarios, por un lado, y una transformación del territorio por la desaparición de la ganadería extensiva y el abandono rural y de tierras menos rentables, por el otro, con la consiguiente evolución de la masa arbustiva y forestal", añade Del Moral. En consecuencia, tenemos terrenos agrícolas destinados a la producción intensiva y que han perdido calidad ambiental y, por el otro, abundan los terrenos abandonados en los que el matorral o los árboles jóvenes empiezan a ocupar el lugar de cultivos y pastos, explica el responsable de los programas científicos de SEO/BirdLife. La suma de todo, es que "se pierde buena parte del paisaje agropecuario tradicional con gran variedad de hábitats y el entorno agrícola puro tiene menos calidad para la vida silvestre".

Confirmación de la tendencia

Las aves responden de forma muy rápida a cualquier alteración en su medio, por lo que son un excelente indicador de la calidad de los ecosistemas y su evolución. En ese sentido, los cambios que está viviendo la avifauna española reflejan la transformación que experimenta el paisaje español. Realzando esa idea, los censos de invierno del programa Sacin subrayan que buena parte de las especies que aumentan población en esa época del año son muchas de las que también lo hacen en primavera: "Son las poblaciones de especies asociadas a medios arbóreos, páridos en general, las que tienen tendencia positiva", explica Virginia Escandell, técnico de SEO/BirdLife responsable del programa Sacin. "Otras especies que también coinciden en su situación favorable en invierno y en primavera son la curruca capirotada, la paloma torcaz, el petirrojo europeo, el pinzón vulgar y la tórtola turca", añade Escandell, quien explica que se trata de ese tipo de aves que se benefician de paisajes más matorralizados y humanizados.

En ese sentido, destaca el caso de la curruca capirotada, especie migradora presahariana que está protagonizando un aumento de los efectivos invernales y, además, un incremento de sus poblaciones reproductoras en todo el continente. Para Escandell, este hecho podría estar influenciado por el cambio climático. "Podríamos estar ante una especie que está cambiando su comportamiento migrador", explica la ornitóloga de SEO/BirdLife, quien recuerda también el doble objetivo del programa Sacin: "Obtener la evolución de las poblaciones de las aves comunes en época invernal nos ofrece un índice de cambio que no sólo puede contribuir a determinar el estado de conservación de cada especie, sino que además puede ser un claro indicador del cambio climático al mostrar la variación de distribución entre diferentes inviernos"

Para añadir más matices al estudio, Escandell recuerda que los datos del programa Sacin también muestran que hay determinadas especies como el gorrión común, el gorrión molinero, la grajilla occidental, el serín verdecillo o la tarabilla europea que presentan tendencias poblacionales positivas en invierno, mientras que las de primavera son negativas. Se trata de un resultado interesante que requerirá nuevos estudios para interpretar lo que indica.

Cualquier aficionado a la ornitología que quiera unirse a este proyecto de ciencia ciudadana y participar en el programa de seguimiento de aves Sacin puede encontrar información en el este enlace.

Siguiente noticia

Andalucía acoge 330 parejas de buitre negro

Siguiente noticia

Andalucía declara seis Zonas de Especial Conservación de la Red Natura 2000