Portada » Lince » La población de lince ibérico aumenta pese a las muertes

La población de lince ibérico aumenta pese a las muertes

0
Acciones
Pinterest Google+

Buenas noticias para el lince ibérico. Pese a la muerte de 39 ejemplares en lo que va de año, la recuperación de la especie continúa estable.

“La recuperación sigue con paso firme y se espera que este año la población continúe subiendo hasta superar los quinientos ejemplares”, señala con un optimismo realista Miguel Ángel Simón, director del proyecto Life+Iberlince. Aunque la cifra de muertes también supera a la de 2016, el crecimiento de la población está siendo mayor, por lo que no supone un riesgo.

El principal motivo de esta variación de las cifras en ambos sentidos es la utilización de nuevas zonas de reintroducción, especialmente las localizadas en Andalucía, donde se registra el mayor número de muertes. Esto se debe a que al ser zonas en las que hay linces desde hace poco tiempo, las infraestructuras como las carreteras pasan por zonas de su hábitat, produciendose un alto número de atropellos, causa principal de la mortandad. En cambio, otros paisajes con una experiencia más larga, como el caso de Extremadura, tiene menos accidentes de este tipo debido a que las poblaciones del felino están lejos de las carreteras o las que hay son secundarias y poco transitadas. Aún así, estas nuevas zonas de reintroducción han favorecido el aumento de la especie.

Principales causas de muerte

Además de las 27 muertes por atropello, los otros motivos son cuatro por enfermedades, cinco por causas desconocidas y dos por infraestructuras peligrosas para el animal.

Para Simón, “lo ideal sería eliminar las muertes por causas no naturales, pero es complejo”. Una de las principales medidas a tomar sería un cambio en las infraestructuras por la actividad del hombre, algo que como señala es una “cuestión de inversión”, especialmente en el caso de las carreteras, que suponen el mayor gasto pero también la solución más efectiva para reducir la cifra de pérdidas, ya que se trata del principal peligro para el lince.

Siguiente noticia

La recuperación de la perdiz roja silvestre

Siguiente noticia

La lluvia, ayuda con riesgos en la Galicia quemada