Portada » Mundo Marino » La recuperación de la sardina ibérica

La recuperación de la sardina ibérica

0
Acciones
Pinterest Google+

La situación de la sardina ibérica preocupa. Y mucho. Su estado poblacional es crítico y así lo hicieron ver miembros del ICES (Consejo Internacional para la Exploración del Mar), cuando el 13 de julio de 2018 publicaron una recomendación de captura cero a la sardina ibérica para el 2019.

Organizaciones ecologistas de España y Portugal se han unido para pedir que se cumpla esta recomendación y solicitar un plan de recuperación de la sardina ibérica. Y es que los niveles poblacionales de esta especie están en mínimos históricos desde 2012. Por eso, Ecologistas en Acción, Fundación Ent, Greenpeace, Oceana y WWF España, junto a otras organizaciones portuguesas, han hecho un planteamiento común de cinco puntos.

La recuperación de la sardina ibérica en cinco claves:

  1. El ICES, la principal institución científica que asesora a la UE en materia de pesca, y las instituciones que contribuyen a sus trabajos merecen la total confianza. Se considera esencial que se favorezcan las mejores condiciones posibles para desarrollar su trabajo.
  2. El mantenimiento de la recomendación de la captura cero se debe a un hecho simple: a pesar del aumento de biomasa registrado en las campañas científicas más recientes, el stock continúa en niveles peligrosamente inferiores a los que garantizan su viabilidad desde el punto de vista biológico y desde una explotación sostenible del recurso.
  3. En este momento, la pesca de la sardina ibérica no tiene un plan de gestión o recuperación en vigor avalado por el ICES como precautorio. Lo que existe es un acuerdo entre los gobiernos de los dos países sobre un plan de recuperación que ha recibido críticas de diferentes organizaciones, principalmente por la escasa relevancia que se otorga al control de las capturas a lo largo de varios años y a la protección de los juveniles.
  4. La adopción de un plan de gestión avalado por ICES que asegure una rápida recuperación de la población de sardina sería la única alternativa posible al cierre de la pesquería. Este plan debería incluir niveles de capturas muy precautorios (si son posibles de identificar), debido al estado crítico de la población, junto con medidas de conservación y control.
  5. Las organizaciones firmantes instan a los gobiernos de España y Portugal, así como a la Comisión Europea, a que lo antes posible sometan a la evaluación del ICES un plan de recuperación. Dicho plan debe disponer de elementos y medidas suficientemente consolidadas para adecuarse a los criterios establecidos por el ICES y los objetivos de gestión de la política pesquera común.
Siguiente noticia

¿Los caballos están contentos cuando relinchan?

Siguiente noticia

Leones, rinocerontes y leopardos en Lugo