Portada » Aves » La reintroducción del águila pescadora en Andalucía

La reintroducción del águila pescadora en Andalucía

3
Acciones
Pinterest Google+

Depende de ti. La reintroducción del águila pescadora en Andalucía depende de ti. Hace un tiempo no muy lejano era habitual visionar a esta especie surcando los cielos de España, pero voracidad urbanística en la costa y la persecución directa de las rapaces a limitado su presencia a la invernada de los ejemplares procedentes del centro y norte de Europa.

Son 17 las parejas reproductoras que actualmente viven en las provincias de Cádiz y Huelva, gracias a un programa de reintroducción llevado a cabo por la Fundación Migres. El objetivo es que la población crezca y permanezca fuera de peligro, alcanzando el centenar de parejas para 2025.

¿Cómo podemos ayudar?

La Fundación Migres ha organizado un proyecto de crowdfunding para que cada persona aporte lo que pueda en la lucha por la conservación del águila pescadora en Andalucía. Puedes participar a través de la plataforma Lanzanos, donde puedes adquirir pegatinas y camisetas de “Amigos del águila pescadora” o “Yo ayudo al águila pescadora”, un libro sobre “Aves y parques eólicos”, un paquete de merchandising de “Birdwatching” o una visita guiada a las áreas de nidificación de esta especie con una noche en el Centro Internacional de Migración de Aves situado en Tarifa. ¡De ti depende!

Historia del águila pescadora

Se sabe con certeza que la especie ocupó seis zonas costeras. Concretamente, Alicante, Cádiz, Asturias, Gerona, Granada-Málaga y Valencia. La última pareja de la que se tiene constancia en la Península fue la del Cerro de Caleta, Málaga, que estuvo ocupado hasta 1982. A partir de ahí fueron diversas causas las que causaron su extinción:

  • La desecación de lagunas interiores.
  • Ocupación del hábitat por construcciones humanas.
  • Persecución humana directa.
  • Electrocución y/o colisión en tendidos eléctricos.
  • Metales pesados. Al encontrarse en la cima de la cadena trófica, es muy sensible a la acumulación de metales pesados y vulnerable a los efectos de la biomagnificación de contaminantes ambientales, como los pesticidas organoclorados (DDT y sus bolitos).
  • Competencia interespecífica.
  • Molestias humanas.

La reintroducción del águila pescadora

El objetivo del proyecto es recuperar esta especie ya extinguida de forma artificial. Así, se contribuye a la mejora de la biodiversidad. La idea es que la población sea estable y autosuficiente en Andalucía, para así conectar con otras poblaciones europeas y africanas, que están aisladas actualmente por falta de población estable en la península. En definitiva, estos son los objetivos generales del proyecto:

  • Incrementar la viabilidad a largo plazo de la especie.
  • Interconexión entre las distintas poblaciones.
  • Aumentar el área de distribución de la especie a través de la creación de una nueva población.
  • Restaurar la biodiversidad natural de la zona afectada.
  • Promover beneficios económicos en la economía local, a través del turismo ornitológico.
  • Contribuir a que la sociedad alcance un grado de sensibilización de la especie en particular y la diversidad biológica en general.
  • Facilitar la implicación del sector privado en las tareas de conservación de la especie.

Sobre la Fundación Migres

La Fundación Migres es una fundación privada sin ánimo de lucro de carácter científico. En 2003 iniciamos junto con el gobierno andaluz y la Estación Biológica de Doñana (CSIC) el proyecto de reintroducción del Águila pescadora con el fin de recuperarla como reproductora en la península Ibérica.

Actualmente la Fundación Migres trabaja en el seguimiento biológico de la especie, en la fabricación de estructuras de nidificación que ayuden al crecimiento de la población y en la corrección de problemas que dificultan la reproducción (ocupación de nidos por cigüeñas, electrocuciones…) con el apoyo de la participación ciudadana.

Siguiente noticia

Proyecto LIBERA: 1m2 por la naturaleza

Siguiente noticia

Muere una ballena tras ingerir 8 kilos de plástico