Portada » Ciencia » Las abejas aterrizan usando una especie de piloto automático biológico

Las abejas aterrizan usando una especie de piloto automático biológico

0
Acciones
Pinterest Google+

Abejas

Las abejas, con un cerebro del tamaño de una semilla de sésamo y que carecen de visión binocolar, están dotadas de una especie de piloto automático biológico que les permite aterrizar sin problemas. Así lo revela un estudio difundido en Australia, encabezado por el neurocientífico Mandyan Srinivasan de la Universidad de Queensland, que ha analizado la habilidad de estos insectos de cara a desarrollar nuevos sistemas de aterrizaje para robots áreos, informa EFE.

Para desarrollar este trabajo, los investigadores utilizaron cámaras de alta velocidad para grabar los aterrizajes de las abejas en los panales y calcular luego las diferentes velocidades utilizadas en distintos puntos de la trayectoria aérea, según la cadena local ABC.

Cuando una persona se acerca a un objeto, éste parece más grande y si el movimiento se da a un índice constante, entonces aumenta de tamaño con mayor velocidad y a un índice exponencial a medida que se acerca más, explica Srinivasan. Pero las abejas no permiten que esto suceda porque graduan la velocidad reduciéndola a medida que se acercan al objetivo y permitir que la velocidad sea proporcional a la distancia del punto de aterrizaje. "Y si la distancia se duplica, las abejas aumentan su velocidad de acercamiento al doble", en un mecanimo similar a un "hermoso autopiloto automático", añadió el investigador.

Durante el trabajo, publicado en la revista PNAS, los científicos utilizaron una pista de aterrizaje con el diseño de una espiral giratoria para alterar la impresión del tamaño objetivo según el ángulo de aterrizaje, provocando, en algunos casos, que las abejas frenaran o aceleraran hasta estrellarse en la superficie.

Ahora el equipo de Srinavasan intenta aplicar estos conocimientos al desarrollo de sistemas de aterrizajes para aparatos voladores autonómos independientes de radares o sónares.

Siguiente noticia

La mariposa más antigua del mundo, en peligro de extinción

Siguiente noticia

El águila pescadora vuelve a criar en la Península Ibérica