Portada » Gente » Las fotografías que inspiraron ‘La Isla Mínima’ en un libro

Las fotografías que inspiraron ‘La Isla Mínima’ en un libro

4
Acciones
Pinterest Google+

El fotógrafo Héctor Garrido ha publicado un nuevo libro, titulado Fractales, que contiene una serie de fotografías nacidas con voluntad de silencio, y que por su belleza despiertan un sentimiento de admiración. Son una exposición de paisajes, que a vista de pájaro, y a través de estas páginas permiten admirar y sentir la hermosura de la marisma del Guadalquivir. De hecho son las fotografías que inspiraron la película La Isla Mínima.

«El objeto de mi búsqueda es remover esa zona del pensamiento que quedó abandonada. Desempolvarla y darle vida para que vuelva a llenarnos de sensaciones que nos acerquen a la tierra y nos hagan, al final, comprenderla y, ante todo, respetarla.”, ha señalado Héctor Garrido.

«Todo lo demás que habita ese paisaje, desde las cuernas ramificadas del ciervo que se rasca sobre el tronco del álamo blanco, el propio álamo, desde la raíz a las hojas, las marcas dejadas por la escorrentía del agua en la arena, las plumas de las descaradas perdices, las nubes que siempre cambian de forma y siempre tienen forma de nubes, y así hasta la estructura interna de los animales que pueblan ese paisaje, incluyéndome, todo eso es fractal. Y eso es de lo que va este libro. De la anatomía del paisaje, que no es más que nuestra propia anatomía. El origen de lo que somos», añade Garrido.

«La primera fotografía que vi fue de la serie Armonía fractal de Doñana y las marismas. Me quedé impresionado, supongo que con esa sensación que muchos tienen cuando ven estas fotos por primera vez: ¿qué estoy viendo?, ¿lo que estoy viendo es real?, ¿es un cuadro, está pintado?, ¿qué representan estas formas? …” ha subrayado Alberto Rodríguez, director de La Isla Mínima, distinguida con 10 Premios Goya.

Por su parte, para el investigador del CSIC, Juan Manuel García Ruiz, las fotografías de la marisma a vista de pájaro son fundamentalmente bellas. «Lo recalco porque hay miles de fotografías aéreas de sistemas naturales fractales –de hecho, casi todo en la naturaleza es fractal– pero pocas de ellas trasmiten la belleza serena, misteriosa, cautivadora que tienen las fotos de Héctor. Sus fotos son bellas no ya por la propia armonía del objeto que se ve, sino por la forma en la que está visto. En eso reside, en mi opinión, la singularidad y el encanto de las fotos que usted va a disfrutar en este libro: en que el fotógrafo le saca a la marisma la geometría que lleva dentro.”

Igualmente el investigador de la Universidad de Zúrich, Jordi Bascompte, ha destacado que las imágenes que constituyen este libro proporcionan un placer estético por su belleza y una excusa para la reflexión. «Son una ilustración de la geometría de la naturaleza.»

Siguiente noticia

Red Eléctrica colabora en la protección de las aves

Siguiente noticia

‘WildMed’ se proyectará en Huelva bajo demanda