Portada » Curioso » Las hormigas africanas y su comportamiento único

Las hormigas africanas y su comportamiento único

0
Acciones
Pinterest Google+

Erik T. Frank, Marten Wehrhan y Karl Eduard Linsenmair, profesores de la universidad JMU, en Baviera, lo tienen claro. No existe un comportamiento similar al de las hormigas africanas en todo el mundo animal. ¿A qué nos referimos? Se trata de un hallazgo que estos profesores han detallado en la revista Proceedings of the Royal Society B, las hormigas Matabele africanas tratan las heridas de sus compañeras soldados lesionadas en combate.

Además, este tratamiento tiene un éxito rotundo. Según el estudio, sin ese tratamiento, el 80 por ciento de las hormigas heridas muere. Con la ayuda de sus compañeras, solo el 10 por ciento cae en combate. Un comportamiento único.

Los combates de las hormigas africanas

Este tipo de insectos corren un gran riesgo. Las hormigas africanas atacan a las terminas entre dos y cuatro veces al día en sus zonas de alimento. Forman filas de entre 200 y 600 individuos y tras matar a las presas, las llevan a su nido para devorarlas. Sin embargo, las termitas soldados se defienden ferozmente y es ahí cuando se producen las lesions y muertes de las hormigas.

Cuando una de las hormigas cae, pidea ayuda a sus compañeras excretando una sustancia química. Un procedimiento que ya fue descrito en 2017 por Erik T. Frank. Pero, ¿qué sucede cuando las hormigas heridas están de regreso en su nido?

Lamer las heridas intensamente

Como si fueran perritos, las hormigas sanas lamen las heridas intensamente durante varios minutos a sus compañeras. Con su saliva aplican sustancias antimicrobianas, que reducen el riesgo de infección, salvándoles la vida en muchos casos.

Sin embargo, ha resultado curioso descubrir que cuando las hormigas pierden la mayoría de sus patas, no reciben la ayuda y quedan atrás en campo de combate. Son los heridos los que deciden si deben ser salvados o no. Las hormigas con heridas leves se quedan quietas e incluso ayudan a tirar de sus extremedidades sanas para facilitar su transporte. Por el contrario, las que han salido peor paradas de la lucha no cooperan y luchan de forma violenta.

Las de las lesiones menos grave se mueven más lentamente de lo normal cuando notan que sus rescatadores están cerca. Un comportamiento que posiblemente ayude a que sean localizadas. No obstante, abre un nuevo abanico de dudas. ¿Cómo pueden las hormigas reconocer dónde se lesionó exactamente a una compañera? ¿Cómo saben cuándo dejar de cuidar las heridas? ¿El tratamiento es puramente preventivo o terapéutico después de que ha ocurrido una infección?

https://www.youtube.com/watch?v=zXEZCaiILb0

Siguiente noticia

Se recupera la reproducción natural de las tortugas Galápagos

Siguiente noticia

Casi la mitad de los mamíferos se han descubierto en los últimos 25 años