Portada » Mamíferos » Las misteriosas muertes de los elefantes en Masai Mara

Las misteriosas muertes de los elefantes en Masai Mara

0
Acciones
Pinterest Google+

En los últimos tres meses son veintiséis los elefantes fallecidos en la reserva natural de Masai Mara, ubicada en el suroeste de Kenia. Cinco de ellos parecen haber muerto por causas naturales, pero investigaciones preliminares aseguran que al menos otros once podrían haber sido envenenados. Así lo declara en su informe la ONG Proyecto de Elefantes de Mara (MEP).

La venganza parece ser la posible causa del ataque a estos elefantes y tras ella granjeros y agricultores de zonas cercanas a la reserva, pues estos animales suelen invadir sus granjas destruyendo parte de sus cultivos. El diario local Daily Nation asegura que son varios los agricultores que han tenido que abandonar sus actividades agrícolas tras ver destruidos sus cultivos de forma reiterada. Sobre todo trabajadores que ubican sus granjas a lo largo del río Enkare Narok.

Proyecto Elefantes de Mara

Proyecto de Elefantes de Mara ha alzado la voz de alarma ante el aumento de estos conflictos entre humanos y fauna silvestre. “En una área donde sospechamos que se estaba usando un fuerte pesticida sobre cultivos de tomates, el MEP estableció una unidad de respuesta rápida para monitorizar la situación, mantener a los elefantes fuera de las granjas, dialogar con los miembros de la comunidad sobre los pesticidas y supervisar las fuentes de agua”, explica el informe.

Este proyecto nació en 2011 para defender a estos mamíferos ante la presencia de cazadores furtivos y ante los citados conflictos relacionados con la actividad humana. La ONG recibe en tiempo real información sobre la ubicación y el movimiento de aquellos elefantes que son identificados con un collar. Tan solo en 2018 han arrestado a treinta y seis cazadores furtivos y han incautado 287 kilogramos de marfil.

Centran su actuación en la afamada reserva de Masai Mara. Enclave característico por ser un célebre destino turístico de safaris, pero también por su enorme riqueza natural.

Siguiente noticia

La defensa de la tórtola

Siguiente noticia

El número de renos disminuye de manera alarmante