Portada » Ciencia » Las sepias se camuflan con sus pensamientos

Las sepias se camuflan con sus pensamientos

2
Acciones
Pinterest Google+

Un reciente estudio científico publicado en la revista Nature ha revelado que las sepias cambian las formas de los dibujos de su piel con un sistema de neuronas.

Que son maestras del disfraz ya lo sabíamos, lo que no teníamos muy claro es cómo lo hacen. Y es asombroso. Estos cefalópodos expertos en camuflaje ya no pueden ocultar sus pensamientos internos. Curioso. Esto es debido a una técnica que infiere en la actividad cerebral de una sepia al rastrear los patrones cambiantes en su piel.

La sepia se camufla al contraer los músculos alrededor de pequeñas células de la piel de color llamadas cromatóforos. Las células presentan varios colores y actúan como si fuesen píxeles a través del cuerpo del animal, cambiando su tamaño para alterar el patrón en su piel.

Estos cambios no siempre evocan una coincidencia exacta para su fondo. En función de “sus pensamientos” puede cubrirse con rayas, anillos, puntos u otros patrones complejos para hacerse menos perceptible para los depredadores. “En cualquier contexto, especialmente un arrecife de coral, no puede parecer mil cosas”, dice Roger Hanlon, un biólogo cefalópodo en el Laboratorio de Biología Marina en Chicago, Illinois. “El camuflaje consiste en engañar al sistema visual”.

Para entender mejor cómo las sepias crean estos patrones en sus cuerpos, el neurocientífico Gilles Laurent del Instituto Max Planck para la Investigación del Cerebro en Frankfurt, Alemania, y sus colaboradores construyeron un sistema de 20 cámaras de vídeo para filmar las sepias a mientras nadaban en unos tanques de agua. Las cámaras capturaron cómo el color de la sepia cambiaba a medida que pasaban por fondos como grava o imágenes impresas en el fondo de los tanques.

La grabación comenzó poco después de que la sepia eclosionara, y continuó durante semanas. El equipo de Laurent desarrolló técnicas de procesamiento de vídeo para identificar decenas de miles de cromatóforos individuales en cada sepia, incluidas las células que emergieron a medida que el animal creció con el tiempo. El equipo utilizó herramientas estadísticas para determinar cómo actúan los cromatóforos diferentes en sincronía para cambiar los patrones generales de la piel del animal.

Siguiente noticia

Leslie y la gaviota de Sabine

Siguiente noticia

Lince liberado en Doñana por Medio Ambiente