Portada » Lince » Un respiro para el lince ibérico

Un respiro para el lince ibérico

3
Acciones
Pinterest Google+

Tras las malas noticias con las que empezamos el año los amantes de estos felinos, que han perdido en el camino a cinco ejemplares en un solo mes, algo bonito ha ocurrido en Jaén. Nieve y Nebraska, dos hembras de lince ibérico que parecen venir de algún polo, han sido liberadas en la zona del río Guarrizas (La Carolina), en plena Sierra Morena. Pero esto no es todo. Antes de mayo, ocho linces correrán libres en la misma zona y en Guadalmellato, Córdoba, con la idea de reforzar la presencia de esta especie en el medio natural.

Estas felinas son procedentes de los centros de crianza de La Olivilla (Jaén) y de Silves (Portugal), y han sido liberadas en la finca Hueco Bajo. Es, sin duda, un suceso fantástico para estos animales en particular y para la biodiversidad en general, ya que, además, se prevé que durante el 2017 se habrán liberados 40 ejemplares más. Al acto de liberación acudió José Fiscal, Consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Larga vida al lince ibérico

Se podría decir que el 2002 fue el peor año para estos felinos. Solo quedaban 94 ejemplares en toda la península, todos ellos en Andalucía. Pero, entre otros factores, gracias a la colaboración de los propietarios de las fincas en las que se producen las liberaciones y a la implicación ciudadana, podemos seguir viendo correr al lince ibérico. Y es tan importante la labor de la sociedad, que la sensibilización en los centros educativos es cada vez mayor, para así concienciar a los más pequeños desde edades muy tempranas. De hecho, a la liberación de estas dos hembras asistieron escolares del colegio Palacios Rubios.

Pese a ello, no hay que bajar la guardia. El número de linces en España se ha incrementado en los dos últimos años, superando los 400 ejemplares, pero siguen siendo cifras alarmantes. Además, no dejan de ser vulnerables a las dos principales causas de muerte: los atropellos y la enfermedad vírica del conejo.

Por ello, si nos andamos con ojo y disminuimos la velocidad del vehículo en las zonas en que habitan los linces, les ahorraremos muchos atropellos y conservaremos a esta bella especie.

Siguiente noticia

Víctor J. Hernández: "El lobo nos sumerge en el mito y la leyenda"

Siguiente noticia

Los linces pueden salvarse gracias a estos agricultores